Trump sobrevuela algunas comunidades devastadas Georgia ‘golpeada’

8

El presidente Donald Trump echó un vistazo a vuelo de pájaro ayer a las comunidades en Florida que quedaron en ruinas tras el paso del huracán Michael, con casas sin techos, una torre de agua derrumbada y camiones de 18 llantas esparcidos en un estacionamiento durante un paseo en helicóptero de casi una hora sobre partes del Panhandle de Florida.

Cuando su helicóptero despegó de la base aérea Valparaíso, Trump vio árboles derrumbados y casas con toldos azules cubriendo techos dañados. Sin embargo, la gravedad del daño empeoró mucho conforme Trump se acercaba a Mexico Beach, un pueblo de unos 1,000 habitantes que prácticamente desapareció del mapa tras recibir un golpe directo del huracán y sus vientos de 250 kph (155 mph) la semana pasada.

Muchas de las casas en Mexico Beach no tenían techo. En algunos casos, sólo quedaron en pie los cimientos. La torre de agua estaba acostada y los camiones esparcidos por el estacionamiento como juguetes.

Trump también vio la base de la fuerza aérea Tyndall, que quedó muy dañada por la tormenta.

Al final del paseo, Trump aterrizó en un aeropuerto cerca de Panama City, en donde postes de luz se inclinaban hacia el piso, pedazos de techos de metal estaban esparcidos entre la hierba y los pinos fueron arrancados o se partieron a la mitad. Durante el traslado por tierra hacia Panama City, el presidente vio casas aplastadas por árboles, vallas publicitarias dobladas y un parque de casas rodantes devastado.

El gobernador de Florida, Rick Scott, recibió a Trump al llegar a la base de la fuerza aérea Eglin y Trump de inmediato lo felicitó por una “increíble” respuesta a la tormenta.

“El trabajo que han hecho en Florida ha sido increíble”, dijo Trump a la prensa. Con Scott a su lado, Trump le dijo: “Es un gran gobernador”.

‘EL CAMBIO CLIMÁTICO NO ES UNA FARSA’

Trump se retractó de su afirmación de que el cambio climático es una farsa pero dijo que no sabe si es que la causa de este fenómeno es el hombre e indicó que el clima “cambiará de nuevo”.

En una entrevista en el programa televisivo “60 Minutes”, de ABC, transmitido el domingo por la noche, Trump dijo que él no quiere poner a Estados Unidos en desventaja al momento de responder al cambio climático.

“Creo que algo está pasando. Algo está cambiando y cambiará de nuevo”, dijo. “No creo que es una farsa. Creo que probablemente hay una diferencia. Pero no sé si la está causando el hombre. Voy a decir esto: No quiero dar billones y billones de dólares. No quiero perder millones y millones de trabajos”.

Trump dijo que el cambio climático era una farsa en noviembre del 2012, cuando tuiteó: “El concepto de cambio climático fue creado por y para los chinos a fin de hacer que la manufactura estadounidense no sea competitiva”. Luego dijo que estaba bromeando sobre la conexión con los chinos, pero años después ha seguido diciendo que el cambio climático es una farsa.

“No estoy negando el cambio climático”, dijo en la entrevista. “Pero bien podría revertirse. Sabes, estamos hablando de… millones de años”.

En cuanto a que el clima “podría revertirse”, las temperaturas récord registradas por la NASA y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica indican que el mundo no ha tenido un año con temperaturas más frías del promedio desde 1976 ni un mes con temperaturas más frías de lo normal desde 1985.