Trump juega con fuego en Oriente

7

El presidente de Estados Unidos Donald Trump está por tomar el paso más arriesgado de su administración en materia de política exterior, concretamente, en Oriente Medio.

Fuentes de la Casa Blanca adelantaron que Trump anunciará hoy miércoles su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y, en consecuencia, trasladar la embajada de su país a esa ciudad, que es disputada también por los palestinos como sede del poder de su futuro Estado.

Los funcionarios señalaron que la decisión de Trump se debe no sólo a una promesa hecha durante la campaña presidencial, sino también a la realidad actual de esa ciudad, aunque aseveraron que el mandatario mantiene firme su respaldo a un acuerdo de paz que derive en la creación de dos estados.

“Vemos esto como un reconocimiento de la realidad histórica que Jerusalén ha sido la capital de los judíos (…) desde tiempos ancestrales”, dijo un funcionario que habló con periodistas bajo condición de anonimato.

El plan de partición de Naciones Unidas de 1947 consideraba a Jerusalén como una ‘ciudad internacional’ separada del resto de Israel, pero tras el final de la guerra derivada de la declaración de independencia en 1948, la ciudad fue dividida por la llamada “línea verde”, cediendo a Israel el control de la parte occidental y Jordania la parte oriental.

Tras su victoria en la llamada Guerra de los Seis Días en 1967, Israel pasó a ocupar el este de Jerusalén y desde entonces toda la ciudad ha estado bajo su control.

Gobiernos de la Unión Europea y del mundo islámico han manifestado su desacuerdo con la decisión de Trump ya que consideran que provocará una ola de protestas que puede dinamitar cualquier apuesta por la paz en la región.