Tensión mundial al límite

23

La tensión mundial por una posible e indeseable confrontación militar a gran escala ha llegado a un punto límite, luego de las advertencias en diferentes tonos y direcciones lanzadas por Corea del Norte, China, Rusia, Irán, Siria y Estados Unidos y sus aliados.

 

 

La posibilidad de que Corea del Norte lleve a cabo en las próximas horas un ensayo nuclear, tras las últimas demostraciones de fuerza de EU y el despliegue de su fuerza naval cerca de la península, ha aumentado el temor de la comunidad internacional a que estalle una guerra en la península coreana.

 

 

El viceministro norcoreano Han Song Ryol dijo que Pyongyang ha determinado que el gobierno de Trump es “más violento y más agresivo” que el de Barack Obama. Indicó que Corea del Norte seguirá creando su arsenal nuclear en “calidad y cantidad” y subrayó que las autoridades norcoreanas están listas para irse a la guerra, si eso es lo que Trump desea.

 

 

La cadena NBC News informó que, de acuerdo con reportes de altos funcionarios de inteligencia estadounidense, que un par de destructores navales de EU están cerca del sitio de pruebas nucleares y listos para disparar misiles de crucero Tomahawk, como los usados la semana pasada contra una base siria.

 

 

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, dijo que “si hay una guerra, el resultado será una situación en la que todos perderán y nadie resultará ganador”, y advirtió de que quien la provoque “deberá asumir sus responsabilidades históricas y pagar el precio”.

 

 

China también exigió que Estados Unidos y Corea del Sur detengan el despliegue del sistema antimisiles THAAD, ya que perjudica “seriamente los intereses estratégicos y de seguridad de los países relacionados de la región, entre ellos China, así como el equilibrio estratégico”.

 

 

Por su parte, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, que ha cerrado filas con Trump, dijo que Corea del Norte podría tener la capacidad de lanzar misiles equipados con armas químicas y trazó paralelismos entre el régimen de Kim Jong-Un y el del Bashar Al Assad en Siria.

 

 

Al respecto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo que “Moscú observa con gran inquietud la escalada de tensiones en la península de Corea. Llamamos a todos los países a mostrar contención, y advertimos a todos los países contra cualquier acción que pueda suponer un paso provocativo”.

 

 

Por otra parte, los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Irán y Siria lanzaron en conjunto una dura advertencia a EU para que no vuelva a bombardear el territorio sirio e hicieron un llamado a que se investigue el ataque químico de la semana pasada.