Prosiguen fábricas con plan de despido

15

Unos 1.500 trabajadores de tres fábricas de Indiana enfrentan despidos a pesar de las esperanzas de que el presidente Donald Trump convencería a esas empresas para que cancelaran sus planes de trasladar la producción a México.

 

 

United Technologies confirmó el viernes que la semana pasada efectuó la primera tanda de 50 despidos en su planta de productos electrónicos que tenía unos 700 trabajadores en Huntington. La empresa ha programado el cierre definitivo de la instalación en esa ciudad del noreste de Indiana.

 

 

Se han adoptado también medidas para la eliminación de 550 puestos de trabajo en una fábrica de Carrier Corp. en Indianápolis, donde la intervención de Trump en otoño pasado frenó la pérdida de empleos, pero no la contuvo por completo.

 

 

Los despidos podrían comenzar dentro de un mes en la fábrica de rodamientos industriales de Rexnord en Indianápolis, que tiene 350 trabajadores, según Chuck Jones, presidente de la oficina local 1999 del sindicato United Steelworkers, que representa a los obreros en las plantas de Carrier y Rexnord.

 

 

Trump visitó la fábrica de Carrier el 1 de diciembre y exaltó su papel en la decisión de la compañía matriz United Technologies de cancelar unos 800 de 1.400 despidos programados en una planta de altos hornos y trasladar sólo parte de las operaciones a México.

 

 

Al día siguiente, Trump afirmó en un tuit: “Rexnord de Indiana ha decidido trasladarse a México y despedir de manera más bien despiadada a todos sus 300 trabajadores. Esto está ocurriendo en todo nuestro país. ¡Ya no más!”

 

 

Desde entonces, United Technologies, con sede en Connecticut, y Rexnord, con sede en Milwaukee, prosiguen sus preparativos para una reducción de empleos, como el retiro de equipo de sus fábricas en Indiana sin indicio alguno de una nueva intervención de Trump.