Procesan a una médica por aplicar eutanasia a una paciente con demencia sin su consentimiento

9

En los Países Bajos, una médica será procesada por practicarle eutanasia –sin su autorización inmediata– a una anciana de 74 años con demencia, informa NL Times, que a su vez cita declaraciones de la Fiscalía neerlandesa de este viernes. Será la primera deliberación judicial en contra de un especialista médico en el ámbito de la muerte asistida, desde que en 2002 entrara en vigor en esa nación la Ley de Eutanasia. El caso se remonta a 2016.

Según las deliberaciones judiciales citadas por The Guardian, la médica –cuyo nombre no se revela– puso un sedante en un café que le dio de beber a la paciente, que media hora después tenía sueño, pero no se durmió. Entonces la doctora le administró, por inyección, una segunda dosis del fármaco.

Mientras la anciana dormía, intentó aplicarle una dosis letal de otro medicamento, pero la señora se despertó y opuso resistencia. Entonces “la familia de la paciente ayudó a someterla y la médica administró rápidamente el resto [de la droga]”, según un informe del incidente.

La especialista había sido ya denunciada por la junta de quejas médicas por haber incumplido pautas oficiales en el tratamiento de su paciente el día que esta murió.

En su propia defensa, la doctora se remitió al llamado documento de voluntades del paciente, en el que la anciana había especificado que quería que le aplicaran eutanasia cuando ella misma pensara que fuese “el momento adecuado”. Pero cuando llegó la hora de practicar la eutanasia, sostiene la doctora, “la paciente estaba tan confundida que no tenía sentido preguntarle” si quería morir. Por consiguiente, asumió que había llegado el momento de cumplir con ella en su decisión de muerte asistida.

Los Comités Regionales de Revisión de Eutanasia indicaron que el testamento vital de la mujer “era contradictorio y no claro”, y que por tanto debía considerarse que el suicidio asistido era “impropio”.

La Fiscalía acusó a la médica de no verificar con la paciente si en efecto todavía quería morir, incluso si “se había vuelto demente”.