Presidente de Cuba evalúa los problemas de la isla

8

LA HABANA.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, pasó revista ayer a los problemas económicos más acuciantes que hoy trata de resolver la isla, entre ellos el incremento de la producción de alimentos, la disponibilidad eléctrica y el impulso a a la energía limpia, “fundamentales para el desarrollo sostenible”.

En una reunión celebrada “en días recientes”, el nuevo mandatario cubano intercambió con los ministros de Agricultura, Industria Alimentaria y el vicetitular de Energía y Minas, para conocer la situación de aspectos clave para la economía cubana, a menos de un mes de haber asumido el cargo.

Tras escuchar los informes, Díaz-Canel se preocupó por “los altos precios de los productos agrícolas” que chocan con los bajos salarios medios en el país y reconoció que este “fenómeno se debe sobre todo a la especulación”, reseñó el diario oficial Granma.

Según el informe presentado al mandatario, el país trata de incrementar las cosechas de bajo riego y la producción de granos como el arroz y los frijoles.

Díaz-Canel recordó las instrucciones de Castro en anteriores encuentros y pidió “no volver nunca más al estado de deterioro tecnológico” de las industrias productoras de alimentos.

Cuba tiene como meta cambiar su matriz energética y migrar hacia fuentes renovables, una de las alternativas de la isla para cortar la dependencia de los combustibles fósiles, ante la reducción en los envíos de crudo subsidiado desde Venezuela y los altos precios del petróleo en el mercado internacional.