Periodista mexicano que pidió asilo en EU es liberado junto a su hijo

7

Un periodista mexicano que estaba detenido en el oeste de Texas en lo que el gobierno de Estados Unidos procesaba su solicitud de asilo, fue liberado la noche del jueves.

Emilio Gutiérrez Soto y su hijo adulto, Óscar, dijeron que fueron liberados sin fianza de un centro de detención en El Paso Texas, de acuerdo con su abogado Eduardo Beckett.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) acordó liberarlos seis días antes de su audiencia ante el juez federal de distrito David Guaderrama en El Paso, en la que los abogados federales habrán de presentar sus argumentos para que Gutiérrez siga detenido. Los representantes de Gutiérrez arguyen que su detención se debe, en parte, a sus críticas a las políticas migratorias de Estados Unidos.

Gutiérrez trabajó para El Diario del Noroeste, un periódico en el estado de Chihuahua. Dijo que sus problemas comenzaron después de escribir artículos en los que acusaba a miembros del Ejército de robar y extorsionar a algunos habitantes de Chihuahua, que colinda con Nuevo México y el oeste de Texas.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para la práctica del periodismo, con cifras comparables a Siria e Irak. Después de recibir lo que sus simpatizantes describen como amenazas sutiles, Gutiérrez descubrió que le habían puesto precio a su cabeza. Huyó hacia el norte en compañía de su hijo e ingresó a Estados Unidos en 2008 para solicitar asilo.

Pasó detenido siete meses antes de ser liberado en enero de 2009 en lo que se resolvía su solicitud de asilo. Beckett dijo que Gutiérrez le comentó que tiene miedo de “poner un pie en México”.

Mientras prosigue con su caso de asilo, él y su hijo se establecieron en Las Cruces, Nuevo México, en donde operaban un “food truck”. El año pasado recibió el Premio de Libertad de Prensa John Aubuchon de parte del Club Nacional de Prensa a nombre de los periodistas en México.

Después de nueve años, un juez rechazó en julio de 2017 su solicitud de asilo y la Junta Federal de Apelaciones Migratorias rechazó su apelación en noviembre.

El 7 de diciembre, semanas después de dar su discurso en el club de prensa, él y su hijo fueron a registro de rutina ante las autoridades migratorias, y fueron esposados y detenidos después de que se les rechazara su solicitud de asilo. Estuvieron a horas de ser deportados en mayo, hasta que la junta de apelaciones suspendió la deportación en lo que impugnaba el rechazo a la solicitud de asilo.