Pacificado gana la Concha de Oro

9

La cinta Pacificado del texano Paxton Winters, filmada tras años de colaboración con la comunidad de la favela Morro dos Prazeres, ganó ayer la Concha de Oro a mejor película en el Festival de San Sebastián, mientras que su protagonista, Bukassa Kabengele, obtuvo la Concha de Plata a mejor actor.

 Presenta la historia de Tati (Cassia Gil), una reservada adolescente de 13 años, y su padre Jaca (Kabengele), quien acaba de salir de prisión en medio de la turbulencia tras los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El proyecto surgió tras siete años de colaboración creativa entre la gente de Morro dos Prazeres y Winters. Muestra a una familia que trata de encontrar la paz en el duro entorno urbano en el que vive.

La Concha de Plata a mejor director fue para los realizadores vascos Aitor Arregi, José Mari Goenaga y Jon Garaño, por su trabajo en La trinchera infinita.

Protagonizada por Antonio de la Torre y Belén Cuesta, la película aborda la historia de un hombre que decide encerrarse en su casa cuando se declara la Guerra Civil española, en 1936. El hombre permanece recluido durante más de tres décadas mismas que son retratadas en la cinta.

La concha de plata a mejor actriz tuvo un empate entre la española Greta Fernández (La hija del ladrón) y la alemana Nina Hoss (Das Vorspiel).

 La argentina De nuevo otra vez de la directora Romina Paula, ganó el Premio Horizontes a mejor película latinoamericana, mientras que la chilena Algunas bestias, de Jorge Riquelme, conquistó el galardón en la categoría de nuevos directores.

 

La 67ª edición del festival estuvo marcada por el protagonismo del cine español y la presencia de numerosas películas de distinta temática social y política. El cine latinoamericano, al igual que en años anteriores, también ha contado con una nutrida representación. En la sección oficial, destacaron la mexicana Mano de obra, del debutante David Zonana -recreación de una venganza a partir de un caso de abusos laborales- y la argentina La odisea de los giles, con Ricardo y Chino Darín, ambientada en la época del corralito y en la que un grupo de víctimas de una estafa decide tomarse la justicia por su mano.