Paciente desconcierta a los doctores al toser una parte del bronquio perfectamente conservada

42

La foto es impactante y sorprendió a los médicos. El New England Journal of Medicine difundió la semana pasada la imagen de un enorme coágulo de sangre perfectamente conservado. Lo llamativo es que no se trataba de una reconstrucción ni fue extraído mediante alguna intervención quirúrgica, sino que fue expectado por un paciente de 36 años.

El hombre había ingresado en una unidad de cuidados intensivos en EE.UU. con una exacerbación aguda debido a una insuficiencia cardíaca crónica. Frente a eso se conectó su corazón a un dispositivo para ayudarlo a bombear sangre alrededor de su cuerpo. Pero debido a que estos dispositivos también pueden causar coágulos sanguíneos, se le dio una infusión continua de un anticoagulante llamado Heparina para tratar de evitar que eso sucediera.

Sin embargo, la persona comenzó a toser coágulos sanguíneos pequeños producto de su deteriorado estado de salud. Finalmente, en un ataque extremo de tos, expulsó una masa mucho más grande. Cuando los médicos lo desplegaron, vieron que se mantenía en tan buen estado que pudieron identificarlo claramente como el árbol bronquial derecho.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

Imagen del coágulo de sangre del árbol bronquial derecho que tosió un enfermo cardíaco / Twitter / @NEJM

Georg Wieselthaler, uno de los doctores que asistió al paciente aseguró: “Estábamos asombrados”. Sostuvo que “es una curiosidad inimaginable“. “Quiero decir, esto es muy, muy, muy raro”, subrayó.

No obstante, como aclaró la periodista especializada Michelle Starr en Science Alert, “no es parte de su pulmón, como afirman algunos titulares”, ya que no es posible toser un pulmón. Incluso apuntó que los coágulos de árboles bronquiales no son infrecuentes. Lo destacable de este caso es que es absolutamente enorme y el paciente lo tosió en una sola pieza, sin que se rompiera.

Aunque el paciente estaba tomando anticoagulantes, su infección causó un nivel elevado de fibrinógeno en su sangre, lo que podría haber mantenido el coágulo unido mientras lo tosía. Lamentablemente, aunque se sintió mejor luego, la condición de su corazón era demasiado grave y murió poco más de una semana después.