Oclusión de la arteria central de la retina

13

La oclusión de la arteria central de la retina es una urgencia Oftalmológica.

Una causa frecuente de pérdida súbita de la visión en un solo ojo es oclusión de la arteria central de la retina. La presencia de un trombo o coagulo puede cortar el suministro de sangre a la retina con el resultado de la perdida instantánea e indolora de la visión (Amaurosis fugax unilateral).

 

La oclusión de la arteria central de la retina puede ser temporal o permanente, total (ceguera) o parcial (visión borrosa), Completa (todo el campo visual del ojo) o por cuadrantes (la afección es de una rama de la arteria). Cuando ocurre una oclusión de la arteria central de la retina puede ocurrir perdida total de la visión del ojo afectado.

 

La trombosis de la arteria retineal puede ocurrir secundaria a un coagulo o trombo de origen cardiovascular. Las causas más frecuentes son:

 

Ateromatosis carotídea, fibrilación auricular, afectación valvular cardíaca, hemoglobina alta, hiperlipidemia, diabetes, hipertensión Arterial, enfermedades neoplásicas (cáncer), trastornos de la coagulación y arteritis de la Temporal.

 

No hay tratamiento específico validado para la obstrucción de la arteria central de la retina. Existen tratamientos enfocados a la vasodilatación de la arteria y fibrinolisis (destrucción del coágulo) pero ningún tratamiento ha demostrado ser superior. Lo más importante es identificar el origen (causa) y comenzar el tratamiento para evitar reincidencias.

 

Fondo de Ojo de una Oclusión de la arteria central de la retina. Se observa la retina pálida y la mancha cereza central.

Pronostico de la oclusión de la arteria central de la retina.

 

El pronóstico es muy variable pero se encuentra relacionado con la intensidad de la perdida de la visión y el tiempo de la recuperación inicial. A mayor perdida de visión y mayor tiempo de inicio de mejoría, peor será el pronóstico. Es posible tanto la recuperación total de la visión como la perdida absoluta de la misma con ceguera total de un ojo.

 

En el caso de perdida súbita de la visión es fundamental acudir a evaluación médica a la brevedad. La identificación de la causa y el inicio del tratamiento

son el factor más importante para la recuperación de la visión y evitar nuevos episodios.