Niega Rusia vínculos con sospechosos

5

El representante de Rusia en la OPAQ, Alexander Shulgin, dijo ayer que los dos sospechosos del ataque al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia identificados por el Reino Unido no pertenecen a sus servicios de inteligencia ni tienen “ninguna relación con las fuerzas militares rusas”.

“Es una acusación totalmente infundada. Siguen diciendo que son agentes del GRU (agencia de espionaje militar rusa). Negamos totalmente eso, no es verdad”, afirmó Shulgin, que calificó de “absurda” y “surrealista” la acusación británica de que Moscú está detrás de los envenenamientos. Rusia convocó ayer a los Estados parte de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para una sesión informativa en la que se ausentaron el Reino Unido, Estados Unidos y Francia.

“Los británicos nos habían pedido clarificar la situación y se supone que debemos darles respuesta. Si no quieren tratar con nosotros directamente, podemos hacerlo a través de la secretaría técnica” de la OPAQ, dijo el representante ruso, aunque sugirió que Moscú y Londres “exploren contactos bilaterales”. Respecto al agente nervioso Novichok, usado por agentes rusos para los envenenamientos según Londres, Shulgin presentó un documento de 300 páginas para demostrar que dicha sustancia “ha sido utilizada por muchos países occidentales”.

El diplomático hizo estas declaraciones al salir de la sede de la OPAQ, en La Haya, después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, afirmara hoy que las autoridades rusas conocen las identidades de Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, los dos sospechosos señalados por el Reino Unido.

“Sabemos quiénes son; los encontramos”, dijo el jefe del Kremlin, quien subrayó que ambos son “civiles”, por lo que les pidió que se dirijan a los medios de comunicación para que cuenten su versión, pues “no hay nada de criminal” en sus conductas. La Fiscalía británica ya ha indicado que no solicitará a Rusia la extradición de Petrov y Boshirov porque la Constitución de ese país no permite la entrega de sus nacionales, pero ha emitido una orden europea de arresto, lo que implica que si viajan por Europa podrán ser detenidos.