Niega exministro de RU filtraciones

9

El exministro de Defensa británico Gavin Williamson, destituido este miércoles del cargo, negó ayer haber filtrado información del Consejo de Seguridad Nacional, mientras aumentan las voces que piden que haya una investigación policial.

En declaraciones a la prensa local, Williamson aseguró que es víctima de una “venganza”, que le habría llevado a perder el puesto por supuestamente revelar los planes gubernamentales para permitir que el gigante chino de telecomunicaciones Huawei forme parte de la construcción de la red 5G en el Reino Unido.

En declaraciones a la cadena Sky, el exministro juró “por la vida” de sus hijos que no es el responsable de la filtración que se dio a conocer la semana pasada. Williamson se refirió a la mala relación que mantienen con Mark Sedwill, el asesor de Seguridad Nacional, quien llevó a cabo la investigación de la filtración.

Añadió, en declaraciones al periódico “The Times”, que habría sido “absolutamente exonerado” si la Policía hubiera investigado qué sucedió después de la reunión del Consejo de Seguridad Nacional, tras la que el diario “The Daily Telegraph” reveló la información.

Según los datos publicados por este rotativo el 24 de abril, el Gobierno de Theresa May planeaba permitir a Huawei participar de la red 5G, pese a las advertencias de varios miembros del gabinete, que habrían alertado de posibles riesgos para la seguridad nacional si se llegaba a un acuerdo con la compañía china.

Según la cadena BBC, fuentes cercanas al extitular de Defensa han indicado que este se reunió con el periodista del “Daily Telegraph”, Steven Swinford, pero que “eso no prueba en absoluto” que fuese el responsable de la filtración.

Varios diputados de la oposición llamaron hoy a que se inicie una investigación sobre si la Ley de Secretos Oficiales fue realmente violada, mientras el número dos de May, David Lidington, dijo que el asunto estaba cerrado.

En una comparecencia en el Parlamento británico, Lidington consideró que no es necesario involucrar a las fuerzas de seguridad, si bien aseguró que los ministros “cooperarán plenamente si la propia Policía considera necesaria una investigación”.