Mujeres suspenden marcha en Nicaragua

6

Movimientos feministas de Nicaragua anunciaron  que no marcharán el próximo domingo en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, debido a que no cuentan con garantías de libre movilización.

Evelyn Flores, enlace nacional de la Red de Mujeres contra la Violencia, dijo en rueda de prensa que ese día, junto a la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, se manifestarían contra la violencia machista y en defensa de los “presos políticos” en el marco de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, que comenzaron en abril pasado.

La Policía Nacional no autorizó esa manifestación que pretendían realizar este domingo grupos feministas, junto a la Unidad Nacional, entre otras razones, porque en el grupo de personas que solicitaron el permiso se identificaron “a quienes realizan prácticas vandálicas en centros comerciales, con el único objetivo de dar continuidad a los actos terroristas”.

También de “reactivar los tranques (bloqueos de vías) con sus propósitos golpistas, teniendo entre sus planes inmediatos afectar a las familias en las celebraciones de la Purísima, Navidad y Fin de Año”, señaló la fuerza pública en una resolución, sin especificar nombres.

“Para el domingo 25 no vamos a salir a las calles, porque dijeron (Policía) que domingo 25 no”, explicó Flores.

La feminista anunció que presentarán otra carta a la Policía Nacional el próximo martes, hasta que les den garantía de libre movilización.

Mientras tanto, realizarán actividades de denuncias contra la violencia machista desde el domingo hasta el próximo 10 de diciembre, en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La Unidad Nacional, que convocó a la prensa a la sede de la Policía para informarse sobre el permiso de la marcha, aún no se pronuncia si mantiene o no esa movilización.

En la sede policial, agentes antidisturbios colocaron cordones de seguridad.

La marcha opositora está previsto que arranque a las 09.00 hora local del domingo en las afueras del Colegio Teresiano y concluya en las afueras de la Universidad Centroamericana, en un recorrido de unos tres kilómetros.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Ortega y un saldo de entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 a los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de “golpe de Estado”.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, se iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.

‘Feministas intentan derrocar a Ortega’

Las mujeres de los Consejos de Liderazgo Sandinista denunciaron hoy a las líderes de movimientos feministas “por su responsabilidad e involucramiento en los crímenes de odio que se cometieron contra mujeres, hombres, jóvenes y familias en nuestra Nicaragua durante el intento fallido de golpe de Estado”.

En una proclama, leída por la vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, las mujeres sandinistas afirmaron que en ese “intento fallido de golpe de Estado” se cometieron “crímenes de odio, terror, torturas, violaciones, muertes y destrucción en todo el país, afectándonos a todos y en particular a las mujeres”.

El Ejecutivo califica como un intento de golpe de Estado las protestas callejeras contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, que comenzaron en abril pasado y que han dejado cientos de muertos. En el documento, exigieron que la justicia establezca responsabilidades y penas para “todos los que han participado y todavía pretenden participar en el asedio y el acoso a la paz, el derecho al trabajo, a la familia y a la vida”. Las mujeres oficialistas también criticaron “a las llamadas feministas que arremeten contra las sencillas y genuinas mujeres trabajadoras de nuestra Nicaragua” y las señalaron de “lucrarse” al recibir “amplios financiamientos de organismos internacionales para dizque representar luchas de mujeres”.

“Las mujeres sandinistas, de Movimientos Sociales, Laborales y de Juventud, denunciamos la permanente extorsión de estos Movimientos autodenominados Feministas, que han buscado, obtenido y siguen obteniendo abundantes e ilegítimos recursos, para atacar y destruir a las mujeres y a las familias nicaragüenses”, apuntaron. Además, manifestaron su rechazo a los crímenes de odio en Nicaragua y un “nunca más” a “ese terrorismo misógino, machista”.