Maestros de NL piden que Gordillo reasuma dirigencia del SNTE

8

Maestros de Nuevo León, algunos de ellos identificados con el PT, exigieron la restitución de los derechos que les fueron arrebatados con la Reforma Educativa y que la profesora Elba Esther Gordillo regrese a la dirigencia nacional del SNTE, al argumentar que fue exonerada de los cargos que le imputó el gobierno de Enrique Peña Nieto y fue víctima de una persecución política y judicial, porque “estorbaba” a la actual administración.

Luis Antonio Noyola, coordinador estatal de la asociación Maestros por México (MXM) y relacionado con el PT, así como los profesores, Jacinto Navarro Ruiz, José de la Paz Velázquez Ayala, Cintia Martínez Leija, José Luis Leal, Mario Alberto Leal Regalado, Martín Blanco Saavedra, Hilarión Galván e Ismael Aguilera Serna, entre otros, expusieron que están por la democratización del sindicato, para que sean los agremiados y no unos cuantos dirigentes los que decidan el destino de las secciones estatales y del Comité Ejecutivo Nacional.

Noyola asentó que Gordillo Morales fue electa como presidenta del SNTE en un congreso nacional y su periodo concluye el próximo 31 de octubre; pero a raíz de su detención ocupó su cargo el secretario general, Juan Díaz de la Torre, quien permitió la aplicación de la punitiva Reforma Educativa de Peña Nieto, llevando a la educación pública a la peor situación de su historia, caracterizada por anarquía, corrupción y pésima calidad.

Ante la ruptura que vive hoy la cúpula del SNTE, por la liberación de Gordillo Morales, los maestros tienen la oportunidad histórica de posicionarse como auténtica base trabajadora a fin de reconquistar los derechos perdidos y retomar el auténtico rumbo de la educación nacional.

Con esa reforma educativa impuesta con el uso excesivo de la fuerza pública, los maestros perdieron el derecho de tener un contrato colectivo de trabajo, desapareció la relación de bilateralidad entre la autoridad educativa y el SNTE, se eliminó el sistema mixto escalafonario, se perdieron las negociaciones anuales con los gobiernos de los estados y el derecho de contar con un nombramiento definitivo, quedando la permanencia en el sistema educativo condicionada a un proceso de evaluación punitiva.

Si bien el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, el próximo secretario de Educación, Esteban Moctezuma y los presidentes de las cámaras de diputados y senadores, han declarado que se echará abajo la reforma educativa, ellos no la pueden dar por muerta todavía, y seguirán movilizándose hasta que sea derogada y restituidos los derechos que les arrebataron, expusieron los integrantes de Maestros por México.

Explicaron que la exigencia de que Elba Esther Gordillo reasuma la presidencia del SNTE es porque ya fue exonerada por los tribunales de los cargos que le imputó el gobierno de Peña Nieto y debe prevalecer el estado de derecho. Ahora depende del Tribunal Federal de Justicia Administrativa su restitución como presidenta nacional del SNTE, indicaron.

Sin embargo, puntualizaron que en esta coyuntura demandan la democratización de los procesos de elección interna del SNTE a través del voto universal y secreto de sus representantes para que verdaderamente sea una organización que responda y sirve a los intereses de los agremiados, dotándolos de plena autonomía e independencia de las autoridades educativas y del gobierno.