Maduro usa criptomoneda sancionada para construir viviendas

6

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo  que su Gobierno está usando el “petro”, una criptomoneda que lanzó a finales de 2017 y que fue sancionada por Estados Unidos y declarada ilegal por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), para construir viviendas en la nación caribeña.

“Estamos construyendo la vivienda venezolana en ‘petro’ para que le arda, para que le duela al imperio (estadounidense)”, dijo Maduro en un acto con simpatizantes transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Con todo, Maduro no aclaró cuántas viviendas se han edificado con recursos pagados con la criptomoneda.

El pasado diciembre, Maduro anunció la creación del “petro” como una vía para “avanzar en materia de soberanía monetaria, para hacer transacciones financieras y para vencer el bloqueo financiero”.

La moneda está respaldada por 5,342 millones de barriles de crudo de un bloque de la Faja Petrólifera del Orinoco, un extensa región del país donde están depositadas las reservas probadas de hidrocarburos más grandes del planeta.

Pero el criptoactivo, que según el Gobierno venezolano mueve millones de dólares en el mercado y puede canjearse por otras monedas digitales, fue declarado como “nulo” por el Parlamento, de contundente mayoría opositora, al recordar que la Constitución prohíbe “usar las reservas del país como garantía”.

Además, fue sancionada por el Gobierno del mandatario estadounidense Donald Trump, que prohibió mediante una orden ejecutiva “todas las transacciones” vinculadas al sistema financiero de su nación “con cualquier moneda digital que haya sido emitida por, para o en nombre del Gobierno de Venezuela a partir del 9 de enero de 2018”.

Maduro también dijo hoy que su Administración entregó la vivienda número 2,300,000 a través de un programa gubernamental que inició el fallecido Hugo Chávez (1999-2013), y que espera levantar casi 3,000,000 más antes de 2025.

Al respecto, señaló que la población organizada debe colaborar con “autoconstrucción” de viviendas para alcanzar la meta mencionada, y que en Venezuela opera una “revolución de la arquitectura”.

“No podrán tapar al mundo (que construimos) 2,300,000 viviendas con guerra económica, financiera, persecución, sabotaje y nada ni nadie nos detuvo”, añadió.