Maduro apunta otra vez a EU por crisis

16

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, señaló otra vez a “la mano imperialista” del presidente de EU, Donald Trump, de estar detrás de las protestas contra su Gobierno, mientras se confirmó ayer la muerte de otro joven que, según la oposición, eleva a 48 los fallecidos en manifestaciones.

Tras 51 días de conflictividad social, Maduro llamó a una “gran jornada de amor” y denunció, con vídeos de manifestaciones y de protestas contra presuntos chavistas en el exterior, la “agresión fascista” de la oposición, que ya cifró en 120 los heridos por la represión de las marchas de ayer en Caracas y sus zonas aledañas.

También este sábado un joven de 23 años murió al recibir un disparo en el pecho durante una protesta en el estado Trujillo (oeste) que fue atacada por “personas armadas”, informó ayer la Fiscalía, que confirmó que dos personas más sufrieron heridas.

Al referirse a ese hecho, el dirigente opositor Henrique Capriles aseguró que, aunque hay ONG que registran “más de 50 venezolanos asesinados”, hasta la fecha “el Ministerio Público habla de 48 personas asesinadas”.

Previamente, el gobernante venezolano denunció que “Donald Trump tiene sus manos infectadas y metidas a fondo en esta conspiración”.

“Y esta agresión que tiene como objetivo tomar el control político en Venezuela, recolonizar a Venezuela”, añadió en su programa “Domingos con Maduro”, que fue transmitido en parte en cadena obligatoria de radio y televisión.

Maduro, arropado por decenas de trabajadores del Metro de Caracas, donde hizo de conductor, instó a la Fiscalía, a la Defensoría del Pueblo y al Poder Judicial a sumar esfuerzos para condenar y hacer justicia ante la “violencia” y “persecución” de sus opositores.

“Unamos esfuerzos para que haya justicia (…) todas las instituciones del país condenemos la violencia, la intolerancia, la persecución”, sostuvo el jefe de Estado, que invitó al chavismo para el próximo martes a una “gran marcha por la paz”.

Venezuela enfrenta desde el pasado 1 de abril una ola de protestas convocadas por la oposición y el mismo Gobierno después de que el Supremo asumiera las funciones de la Asamblea Nacional.

Fuente: El Siglo de Torreón