Macri critica paro general contra su gobierno y defiende sus políticas

11

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, criticó hoy el paro general realizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y defendió sus políticas económicas a pesar de que generaron la mayor medida de fuerza sindical desde que comenzó a gobernar.

Macri aseguró que las huelgas de este tipo “no contribuyen en nada” y aseguró que el suyo es el primer gobierno en décadas que se preocupa por generar empleo y por los trabajadores.

En dos años y medio desde que asumió la presidencia, aseguró, se ha preocupado por generar oportunidades en un proceso que debería continuar a través del trabajo conjunto de diferentes sectores en una mesa de productividad.

La CGT realizó este lunes una huelga general que paralizó al país al no haber servicios aeroportuarios, de trenes, autobuses urbanos y de larga distancia, vuelos nacionales e internacionales, metro y taxis.

Tampoco hubo bancos, atención al público en oficinas del Poder Judicial, clases en escuelas públicas ni recolección de basura e incluso hubo paro de labores en diferentes medios de comunicación.

Los reclamos de los trabajadores responden al ajuste económico impulsado por Macri y reforzado luego de una devaluación que redujo de 3.5 a 1.0 la expectativa de crecimiento para este año y aumentó las previsiones inflacionarias del 15 al 30 por ciento.

Macri intentó enfrentar la crisis cambiaria pidiéndole al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo de 50 mil millones de dólares, decisión que afectó su popularidad y la confianza en el gobierno.

Pese a las críticas y temores generalizadas por el endeudamiento récord de Argentina, el presidente defendió el acuerdo con el organismo y el cambio de categoría que el país obtuvo la semana pasada al pasar de “mercado de frontera” a “mercado emergente”.

Ambas medidas, aseguró, colocan a Argentina “en un lugar de más respeto” en el plano internacional y confirman el apoyo y la confianza del resto del mundo al programa económico que está llevando a cabo.

La estrategia del gobierno para desestimar la importancia del paro general fue calificarlo como una medida política sin reclamos específicos, aunque el pliego de la CGT es muy concreto en cuanto a sus demandas.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió que “el paro se da en un contexto de baja conflictividad que hemos tenido en estos dos años y medio, en los que pudimos tener un excelente diálogo para resolver paritarias, modificar normativas y lograr acuerdos de productividad”.

En ese sentido, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, minimizó el impacto de la huelga al considerar que “en las ciudades grandes el paro se siente por la falta de transporte público, en lugares donde no es requerido el transporte público para ir a trabajar la actividad es normal”.

Insistió en que “es un paro político sin consignas claras, que nos va a encontrar el día de mañana con la misma predisposición al diálogo y habiendo perdido un día de trabajo en nuestro país”.