Las cosas avanzan en el G7: Macron

9

LA MALBAIE, Canadá.

Los líderes del G7 iniciaron ayer en Canadá su cumbre anual sin abordar temas espinosos, tras la creciente tensión entre el presidente de EU, Donald Trump, y sus principales aliados, que podría causar un cisma en el grupo.

Los peores augurios de un enfrentamiento abierto parecieron mitigarse después del almuerzo de trabajo y la foto de familia con los que comenzó la 44 Cumbre del G7, que tiene lugar en la localidad canadiense de La Malbaie.

El presidente francés, Emmanuel Macron, saludó el avance en las negociaciones sobre el comercio con el presidente estadunidense, con quien mantuvo una reunión bilateral al margen de la Cumbre del G7 en Canadá.

“Tuvimos una primera discusión, un comienzo de discusión sobre temas actuales como el comercio, pero que permitió solucionar, creo, muchos posibles malentendidos. Así que hay una voluntad de trabajar, de avanzar juntos”, dijo Macron a la prensa al comenzar su cita bilateral con Trump en La Malbaie.

“Las cosas están avanzando en este G7”, agregó.

El Presidente estadunidense también adoptó un tono más positivo, alabando su “muy buena relación” con el mandatario francés.

Reiteró que Estados Unidos tenía un fuerte déficit comercial con la Unión Europea, y afirmó que “Emmanuel aportó su gran ayuda (para solucionar) este tema”.

“Algo va a pasar, creo que será muy positivo”, aseguró Trump, sin especificar a qué temas se refería.

Horas antes, Trump dijo haber progresado en temas comerciales con Canadá en una reunión con Trudeau.

“Justin aceptó cortar las tarifas y barreras comerciales”, bromeó. “Logramos muchos avances”, dijo más seriamente e indicó que las relaciones bilaterales nunca han estado mejor.

Fuentes europeas revelaron que en el almuerzo hubo “una discusión relativamente relajada”, en la que participaron, aparte de los líderes de Alemania, Canadá, EU, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El jueves Trump acusó a Macron y al primer ministro canadiense de cobrar a EU “aranceles masivos”, después de que ambos dirigentes advirtieran de que serían firmes con Washington.

Por su parte, el Presidente francés advirtió a su homólogo estadunidense de que la Cumbre del G7 podría terminar con un acuerdo firmado sólo por seis países y sin Estados Unidos.