La histórica cumbre entre Trump y Kim comienza en Singapur

8

Donald Trump y Kim Jong-un comenzaron este martes en Singapur la histórica cumbre que reúne por primera vez en la historia a los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte.

Los mandatarios se saludaron con un apretón de manos delante de los periodistas frente a las banderas de sus países y a continuación partieron hacia la sala en que tienen previsto reunirse.

Sentados y separados por una pequeña mesa, antes de iniciar esa reunión a solas ambos posaron para la prensa y se volvieron a dar la mano. Y respondieron a algunas preguntas de periodistas.

“No fue fácil llegar aquí… Hubo obstáculos, pero los vencimos para estar aquí”, expresó Kim, Nunca antes había respondido a periodistas occidentales.

Por su parte, Trump predijo que tendría una “relación excelente” con Kim, lo que repitió después tras el breve encuentro cara a cara con el líder norcoreano.

Ambos salieron del encuentro que mantuvieron exclusivamente con sus traductores y pasaron a otra sala, ya junto a altos funcionarios de ambos países.

La cuestión principal que tienen ambos sobre la mesa es la desnuclearización de la península coreana, aunque no se han hecho oficiales los detalles de la agenda del encuentro, más allá de la reunión sin intérpretes, y un almuerzo de trabajo posterior.

Sentosa, la “Isla tras la Muerte” y antiguo refugio de piratas donde se reunirán Trump y Kim Jong-Un
Qué buscan Trump y Kim en su histórica cumbre: 5 claves de su reunión en Singapur
Qué buscan Kim y Trump

Corea del Norte llega a esta cumbre después de un año de numerosos éxitos en sus pruebas armamentísticas y nucleares, y tras haber anunciado que ya había completado su programa de desarrollo de armas atómicas.

Trump busca que Kim se deshaga de las armas nucleares, de manera “completa, verificable e irreversible”, pero conseguir este objetivo se antoja difícil, según coinciden los analistas consultados por BBC Mundo.

Aunque pactaran este asunto, el proceso podría alargarse hasta diez años. Además, hay dudas de lo que Kim realmente está dispuesto a ceder.

Otra cuestión que puede ser discutida es poner fin formalmente a la Guerra de Corea, el conflicto iniciado en 1950 y que terminó en 1953 con un armisticio y no un tratado de paz.

Trump asegura que ese acuerdo de paz será probablemente “la parte fácil”.

No obstante, consciente de la complejidad de la cumbre, el propio gobierno estadounidense moderó su discurso antes del inicio.

“Estas conversaciones fijarán un marco para el difícil trabajo que vendrá después”, señaló el secretario de Estado, Mike Pompeo, a su llegada a Singapur.

Por su parte, Kim Jong-un busca reconocimiento, seguridad y prosperidad, según resume la corresponsal de la BBC Laura Bicker.

Kim busca respeto en el panorama internacional, así como garantías de Estados Unidos para su país y, sobre todo, la estabilidad del régimen.

El joven líder norcoreano además ha puesto el foco en la economía y se espera que busque algún tipo de ayuda en ese sentido para reflotar su maltrecho país.

Ante este difícil panorama, los expertos no tienen grandes expectativas para esta primera reunión.

No obstante, consideran ya un logro el hecho de que estos dos líderes, que hasta hace poco intercambiaban insultos y amenazas, se sienten en la misma de negociaciones.

Inicio del deshielo
El deshielo norcoreano comenzó a principios de año, cuando en su discurso para inaugurar 2018, Kim tendió la mano a Corea del Sur.

Seúl respondió positivamente, Corea del Norte envió a una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno que celebró el Sur y Kim acabó reuniéndose en persona con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, posteriormente, dejando una imagen histórica de acercamiento entre las dos Coreas.

Los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur se comprometen a firmar la paz y trabajar por “una completa desnuclearización” de la península
Una delegación surcoreana entonces entregó un mensaje en Washington a Trump, con la invitación de Kim a una reunión entre líderes.

El nuevo e impredecible ocupante de la Casa Blanca accedió, rompiendo décadas de política exterior de Estados Unidos.

En el camino hasta la cumbre, no obstante, Trump se retractó y llegó a cancelar el encuentro; si bien volvió a cambiar de opinión luego de recibir a un alto funcionario de Corea del Norte en la Casa Blanca quien le entregó una carta.

Desde que comenzara este nuevo periodo de relativa paz, Pyongyang detuvo sus pruebas misiles y nucleares, y desmanteló el sitio donde realizó las pruebas de este tipo ante varios periodistas internacionales.