Julio Borges rechaza acusación por atentado

8

El diputado venezolano Julio Borges dijo ayer que el exjefe del gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero lo amenazó con cárcel por negarse a firmar un acuerdo en el diálogo con el gobierno en febrero pasado, un hecho por el que, dijo, se le vincula con el atentado al mandatario Nicolás Maduro.

“En el proceso de (República) Dominicana -sede del diálogo- nosotros sufrimos amenazas reales de (los oficialistas) Jorge Rodríguez, de su hermana Delcy Rodríguez, de Zapatero, que si no firmábamos ese acuerdo (…) nosotros íbamos a sufrir, y nuestras familias (…), nos amenazaron, en lo personal, con cárcel”, dijo Borges desde Colombia.

El opositor, contra quien Venezuela solicitó un código rojo de Interpol por el atentado, señaló que este hecho, así como su “tarea internacional de presión” contra el Gobierno de Maduro, dio pie a que se le vincule con ese ataque, del cual salió ileso hace casi una semana el presidente venezolano cuando encabezaba un acto con militares en Caracas, pero que dejó 7 heridos.

“Nos dijeron textualmente: ‘ustedes no conocen la peor cara de nosotros, o firman o conocerán la peor cara de nosotros’, y no lo dijeron una vez, lo dijeron muchas veces (…), ‘si no firman van a la cárcel’. Nos están cobrando porque me paré de frente (…) y se les cayó todo ese fraude”, añadió.

Dijo además que “todo” lo que hace el Gobierno tras el atentado tiene la intención de “inyectarle miedo al país para que Venezuela no reaccione de una vez por todas y se termine de derrumbar” la Administración de Maduro.

Se refirió al video que difundió ayer el Gobierno y en el que aparece el diputado Juan Requesens señalándolo de pedirle ayudar a algunos sindicados en el atentado, y declaró que éste estaba afectado por “un proceso psicológico o químico para obligarlo a decir lo que esta fuera de su consciencia”.

“El Juan Requesens que hoy habló no es el Juan Requesens que todos conocemos, no es ese joven luchador, valiente, guerrero”, agregó.

Borges y Requesens, éste último detenido el martes por funcionarios del servicio de inteligencia del país, son dos de las 19 personas que el Gobierno venezolano señala por el ataque a Maduro.