Juez federal cerca de un acuerdo final en caso de separación de familias

6

El juez federal que preside las demandas colectivas en nombre de las familias inmigrantes que fueron separadas en la frontera sur insinuó el viernes que el caso se encamina a un “cierre significativo en un futuro no muy lejano”.

En una audiencia en una corte federal de San Diego (California), el magistrado, Dana Sabraw, señaló que de no haber objeciones a un acuerdo preliminar alcanzado entre ambas partes procedería a rubricar la versión definitiva “cuanto antes”.

La semana pasada, Sabraw aprobó de forma preliminar un acuerdo por el que el Gobierno de EEUU reconsideraba unas mil solicitudes de asilo presentadas por inmigrantes que tenían una orden de deportación luego de ser detenidos en la frontera, como resultado de la política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal.

En la audiencia de hoy, los abogados del Departamento de Justicia (DOJ) señalaron que si bien no han iniciado dicho proceso, trabajan para proceder con ello una vez los beneficiados confirmen si desean pelear su caso de asilo u optan por regresar a su país.

Una vez que esto suceda, el juez supervisaría nuevamente el proceso para que todos los interesados reciban una nueva entrevista como parte del proceso de solicitud de asilo.

Sabraw, quien preside las tres demandas colectivas entabladas a nombre de niños y padres inmigrantes separados, notó que algunos padres cuyos hijos siguen al cuidado del Gobierno todavía no han sido localizados por lo que urgió a que en las próximas semanas la totalidad de ellos estén al tanto de sus opciones.

En un reporte semanal ingresado a la corte el jueves, el Gobierno aseguró tener información de contacto de todos los padres que fueron repatriados, pero un comité designado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), organismo que interpuso una de las demandas colectivas, insistió en que todavía no se ha ubicado a 31.

El pasado 26 de junio, el juez Sabraw emitió una orden para que en un plazo determinado la Administración federal reunifique a las familias inmigrantes separadas en la frontera sur tras la referida política migratoria.

A casi tres meses de dicha orden, el Gobierno ha reunido a 2,251 de los 2,654 menores que fueron alejados de sus familiares.

Del grupo restante, casi la mitad no regresará con sus padres ya sea porque éstos renunciaron a ese derecho o porque se encontraron antecedentes criminales que suponen un riesgo para el niño.