Intervención en Cataluña dependerá de secesionistas: Gobierno español

7

El ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, afirmó hoy que si los independentistas catalanes ganan las elecciones del 21 de diciembre, la continuidad de la aplicación del artículo 155 de la Constitución dependerá de si operan en la “legalidad”.

“Dependerá de la actitud de las fuerzas independentistas si ganaran las elecciones”, señaló Dastis en una rueda de prensa preguntado por la cuestión durante un Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea.

Para Dastis, “si actuaran dentro de la legalidad, tanto del Estatut como de la Constitución, no se daría necesariamente el supuesto derecho suficiente para que se siga aplicando el artículo 155”.

“Pero prefiero no especular. Cuando lleguemos a la situación, ya veremos”, comentó.

Dastis aseguró que, “desde el principio”, el Gobierno español ha tenido la “disponibilidad de dialogar y llegar a acuerdos”, pero no para abordar la fecha de un referendo como el convocado el pasado 1 de octubre en Cataluña ni sobre una declaración de independencia de la región.

Preguntado sobre la entrevista concedida por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont al diario belga Le Soir, en la que afirma que una solución diferente a la independencia es “posible”, el ministro lamentó que diga “cosas que manifiestamente no se corresponden con la realidad, como acusar a España de un golpe de Estado y que es un Gobierno represor”.

“Mucho de lo que dice denota que no tiene una percepción muy afinada de la realidad”, comentó, y se preguntó si “le habrá afectado el frío de Bruselas”, donde Puigdemont se ha instalado para esquivar a la Justicia española y donde el viernes comparecerá ante un juez belga para abordar la petición de entrega emitida por las autoridades en España.

Dastis pidió centrarse en que las elecciones en Cataluña “se preparen y celebren de la mejor manera posible”, y que en ellas se vean los apoyos de cada uno.

El pasado 1 de Octubre el Gobierno catalán promovió un referéndum ilegal para la independencia de la región, que no contó con ningún tipo de garantía y que además había sido prohibido por el Tribunal Constitucional español.

A pesar de ello, el Parlamento catalán aprobó el 27 de Octubre una declaración unilateral de independencia con apenas 70 votos a favor de un total de 135 que componen el Parlamento, en una votación de la que se ausentaron los partidos de la oposición en desacuerdo con la iniciativa secesionista.

Ese mismo día el Gobierno español, con el respaldo del Senado, aplicó la intervención en Cataluña amparado en el artículo 155 de la Constitución española, cesó al Gobierno catalán, disolvió el Parlamento y convocó elecciones regionales para el próximo 21 de diciembre.