Hallan en Brasil enormes termiteros que cubren una superficie del tamaño de Gran Bretaña

6

Casi al mismo tiempo que los antiguos egipcios estaban construyendo sus grandiosas pirámides, pequeñas termitas cavaban la tierra creando montículos gigantes en Brasil que todavía existen en la actualidad y son tan masivos que son visibles desde el espacio, revela un estudio publicado en la revista científica Current Biology.

Ver imagen en Twitter
Ajit Johnson
✔@ajitjohnson_n

Scientists have discovered enormous termite mounds in Brazil that are visible from space. The insects have been building onto these same mounds for some 4,000 years, so construction began not long after humans built the Pyramids of Giza. https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(18)31287-9 …

188
8:46 – 20 nov. 2018

109 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads

Se trata de unos 200 millones de montículos de aproximadamente 4.000 años de antigüedad, tan voluminosos que cada uno tiene casi 50 metros cúbicos. El ejército de termitas excavó un total de más de 10 kilómetros cúbicos de tierra, lo que equivale al volumen de unas 4.000 Grandes Pirámides de Giza, comparan los investigadores, citados por el portal LiveScience.

Según escribieron los autores del estudio, se trata del “mayor ejemplo conocido de ingeniería de ecosistemas por una sola especie de insecto”.

Los termiteros abarcan un área en el noreste de Brasil de un tamaño equivalente a Gran Bretaña. Pero estos montículos, que miden unos 2,5 metros de altura, con un diámetro de unos 9 metros, no son nidos. Durante miles de años, termitas Syntermes dirus excavaron el suelo de la zona mientras construían un extenso sistema de túneles subterráneos y arrojaron la tierra excavada a la superficie, creando así los promontorios.

https://pbs.twimg.com/ext_tw_video_thumb/1064602482603696129/pu/img/0S23aPCgY31RxZtw?format=jpg&name=360×360

“Estos montículos fueron formados por una única especie de termitas que excavó una extensa red de túneles para permitirles acceder a las hojas caídas de los árboles para comer de forma segura y directamente desde el suelo del bosque”, explicó Stephen Martin, catedrático de entomología social de la Universidad de Salford (Reino Unido).

Los termiteros estuvieron ocultos durante años por los bosques de caatinga de Brasil, un paisaje semiárido cubierto por árboles de hoja caduca. Los científicos comenzaron a descubrirlos únicamente en las últimas décadas, a medida que se despejaba el suelo del lugar para crear pastos.