Francisco canoniza a pastores

10

FÁTIMA, Portugal.

Cien años después de que aseguraran haber visto a la Virgen María, los pequeños hermanos pastores Francisco y Jacinta fueron canonizados ayer por el papa Francisco en el Santuario de la Virgen de Fátima, ante medio millón de emocionados fieles.
Declaramos y definimos como santos a los beatos Francisco Marto y Jacinta Marto”, anunció el papa Francisco en la misa de canonización frente a la Basílica de Nuestra Señora de Fátima, cuya gigante explanada estuvo abarrotada de peregrinos.
En el santuario, bajo fuertes medidas de seguridad, se reunieron unos “500 mil fieles”, según el Vaticano, por debajo de las estimaciones iniciales que preveían entre 800 mil y un millón de visitantes.

Los pequeños pastores, humildes e iletrados, murieron de gripe española a los diez y nueve años, respectivamente, algunos años después de haber visto junto a una prima en 1917 seis apariciones de la Madre de Jesús. Ambos, enterrados en la Basílica de Fátima, se convirtieron en los santos más jóvenes de la Iglesia católica que no perecieron en martirio.

Como un ejemplo para nosotros, tenemos ante los ojos a San Francisco Marto y a Santa Jacinta”, que con su fe en la Virgen “recibieron la fuerza para superar las contrariedades y los sufrimientos”, declaró el Papa en la homilía.
Fátima es sobre todo este manto de luz que nos cubre, tanto aquí como en cualquier otra parte de la Tierra”, abundó Jorge Mario Bergoglio, de profunda devoción
mariana.
En la homilía de una gran misa al aire libre, Francisco oró para que la Virgen proteja a los miembros más vulnerables de la sociedad “especialmente a los enfermos y a los discapacitados, a los presos y desempleados, a los pobres y a los abandonados”.

Dos inmensos tapices hechos sobre la base de las fotografías centenarias de los niños vestidos con los trajes campesinos tradicionales de la época colgaban de la iglesia del santuario, el que cada año vistan cerca de siete millones de personas.

CUMPLE CIEN AÑOS

Hace cien años, el 13 de mayo de 1917, Francisco, de 9 años, su hermana Jacinta de 7 y su prima Lucía dos Santos de 10, habrían visto la primera aparición de la Virgen. Ocurriría cinco veces más, siempre los 13 de cada mes.

Considerados como perturbadores del orden público, fueron encarcelados, pero luego liberados por presión popular.

Lucía falleció en 2005 con 97 años. Su proceso de beatificación comenzó en 2008.

A los niños, María les habría compartido varias profecías y entregado “Los tres secretos de Fátima”.

Los dos primeros fueron revelados a mediados del siglo pasado: en el primero se daba una visión del infierno y el segundo hablaba de una guerra peor que la que había entonces.

El tercero fue dado a conocer en 2000, en Fátima, por Juan Pablo II, quien beatificó a los pastorcitos.

Se refería al propio atentado que sufrió el Papa polaco el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro, en el aniversario de la primera aparición de Fátima.

Dos “milagros” atribuidos a los niños portugueses y reconocidos por la Iglesia permitieron su canonización: el primero, la curación inexplicable en 1997 de una portuguesa que sufría paraplejia.

El segundo, la rápida curación sin razón aparente del niño brasileño Lucas, que sufrió un traumatismo craneal en 2013.

Aunque las apariciones de Fátima no forman parte del dogma de la Iglesia, es decir, no tienen que ser dadas por verdaderas por todos los fieles, Francisco y Jacinta integran desde ayer el panteón de miles de santos
católicos.