FBI dice tener pistas de autores del asesinato de agente fronterizo

5

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) tiene pistas de al menos dos sospechosos en la muerte del agente de la Patrulla Fronteriza Rogelio Martínez, registrada el pasado 18 de noviembre en el suroeste de Texas, según órdenes federales de cateo conocidas hoy.

Las estaciones de televisión KTSM en El Paso y KRQE en Albuquerque indicaron que un informante acudió al FBI con datos de que dos hermanos podrían estar involucrados en la muerte del agente y en las lesiones sufridas por otro patrullero aún sin identificar, según órdenes federales.

El informante habría dicho al FBI que un traficante de indocumentados que recientemente había contrabandeado a un grupo de inmigrantes a través de la frontera, informó que algunos de los integrantes del grupo hablaron de agredir con piedras a los agentes.

La información condujo a los investigadores a identificar como sospechosos a un par de hermanos en Portales, Nuevo México y a identificar un vehículo Pontiac Grand AM 2004.

Las estaciones de televisión no revelaron los nombres de los sospechosos, porque ninguno de ellos ha sido acusado y el FBI se abstuvo este miércoles de emitir comentarios.

Los hermanos ya fueron cuestionados por los agentes del FBI, pero negaron estar involucrados, y admitieron haber conducido el Grand AM en Presidio, Texas, no muy lejos al sur del lugar del incidente el día después de la muerte del agente, junto con una mujer.

La mujer reveló a los investigadores que oyó por casualidad a los hermanos hablar por teléfono sobre un contrabando de metanfetamina y heroína. Los investigadores creen que los hermanos estaban contrabandeando las drogas en mochilas en la frontera

Las órdenes de cateo no informan sobre un motivo o razón para cometer el crimen ni explican cómo se habría desarrollado.

Sin embargo, la orden de registro emitida para el automóvil Pontiac dice que “existe una causa probable para creer que el vehículo en cuestión contiene pruebas relacionadas con el asesinato de un agente de la Patrulla Fronteriza y el asalto de otro, el tráfico de personas y el tráfico de drogas”.

El rastro de evidencia incluye una mancha roja en un asiento y pantalones atléticos que tenían manchas desconocidas. También están analizando los fluidos, el ADN y el piso del auto.

Los investigadores presentarán sus hallazgos a la Oficina del Procurador Federal para el Oeste de Texas. Actualmente, uno de los hermanos señalados como sospechoso está bajo custodia por estar en el país en forma ilegal.