Exige Pompeo a Irán fin de ataques a Irak

11

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, exigió ayer domingo el fin de las “violaciones a la soberanía de Irak” tras el ataque con cohetes a la base militar de Al Balad, que dejó cuatro iraquíes heridos.

“Indignado por los informes de otro ataque con cohetes a una base aérea iraquí. Rezo por la rápida recuperación de los heridos y pido al Gobierno de Irak que haga rendir cuentas a los responsables de este ataque al pueblo iraquí”, escribió Pompeo en Twitter.

“Estas violaciones constantes a la soberanía de Irak por grupos que no son leales al Gobierno iraquí deben acabar”, agregó.

La Célula de Comunicación de Seguridad de Irak confirmó unas horas antes en un comunicado la caída de ocho proyectiles tipo Katyusha en la base de Al Balad, donde hay tropas estadounidenses, lo que causó heridas a cuatro efectivos iraquíes, entre ellos dos oficiales. Una fuente de la Comandancia de Operaciones de la provincia de Saladino, que pidió el anonimato, indicó que los heridos han sido traslados a un hospital y precisó que las víctimas son de nacionalidad iraquí.

Ubicada al norte de Bagdad, Al Balad es una de las bases aéreas más grandes del país árabe y cuenta entre su arsenal con cazabombarderos F16 que Irak adquirió a Estados Unidos, además de acoger a tropas estadounidenses.

Sin embargo, fuentes de seguridad especularon en declaraciones con que al menos parte de las fuerzas extranjeras allí desplegadas habrían abandonado la base tras los recientes ataques cruzados entre Washington y Teherán en territorio iraquí.

Este es el tercer ataque con proyectiles contra esta base en los últimos días, después de que el pasado jueves cayera un cohete en sus inmediaciones sin causar víctimas y de que hace una semana su parte meridional fuese atacada, causando daños materiales en unos almacenes de armas del Ejército iraquí.

En los últimos días, se han producido además varias acciones nocturnas con cohetes contra la Zona Verde de Bagdad, en la que se ubican embajadas, entre ellas la de Estados Unidos, y edificios gubernamentales.

Todo ello se produce en medio de una grave escalada de tensión en Oriente Medio desencadenada tras el ataque de Estados Unidos en Bagdad que hace diez días acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), general Qasem Soleimaní, y líderes de las milicias chiíes Multitud Popular. Irán respondió esta semana con el lanzamiento de misiles contra dos bases militares que albergan a tropas estadounidenses en el oeste y norte de Irak.

INICIO DE ‘UNA VENGANZA’Por su parte, Hassan Nasrallah, líder de la agrupación Hezbollah, aseguró que los ataques perpetrados contra las bases en Irak, en las que se encuentran destacamentados militares estadounidense, solo son el inicio de la venganza por el asesinato de Qasem Soleimani.

En un discurso ofrecido a sus seguidores, Nasrallah, líder del grupo que Estados Unidos ha clasificado como terrorista, aseguró que pretenden terminar con la presencia de tropas estadounidenses en su territorio, reportó Al Jazeera.

‘No vio evidencia específica sobre ataque’
El secretario estadounidense de Defensa, Mark Esper, indicó este domingo que “no vio” una evidencia específica de que el comandante de las fuerzas de élite de Irán, Qasem Soleimani, estuviera planeando ataques contra cuatro embajadas estadounidenses.

“Pero yo creí que tales ataques podrían ocurrir”, dijo este domingo al programa de la cadena CBS Face the Nation.

“Lo que digo es que compartí la perspectiva del presidente Donald Trump de que era probable” que el ataque ocurriera.

Añadió que su expectativa era que ellos (los iraníes) fueran contra las embajadas, pues estas son los más prominentes aparadores de la presencia de Estados Unidos en un país, dijo en el programa dominical.

Soleimani murió en el aeropuerto de Bagdad, en un ataque con drones estadounidenses, en las primeras horas del viernes 3 de enero, junto con altos jefes militares de Irak. De acuerdo con Trump, planeaba ataques inminentes y siniestros contra diplomáticos y militares estadounidenses.

El pasado viernes el mandatario de Estados Unidos precisó a la cadena de noticias Fox que cuatro representaciones de Washington podrían haber estado en peligro.

Esper agregó este domingo que tenía conocimiento de que otros miembros del equipo de seguridad nacional estadounidense también compartían ese punto de vista. Es por esa razón que desplegamos miles de paracaidistas al Medio Oriente, para reforzar la seguridad de la embajada en Bagdad y otros sitios en la región, agregó al programa de CBS.

Europa endurece discurso sobre Teherán
Francia, Alemania y el Reino Unido endurecieron su lenguaje hacia Irán en un comunicado conjunto, en el que exhortan a Teherán a no incumplir los acuerdos nucleares de 2015 y denuncian su papel de desestabilizador en la región y su programa balístico. Tras recordar que los tres países han lamentado que Estados Unidos se saliera de forma unilateral del acuerdo nuclear con Irán y reanudara las sanciones contra Teherán, los firmantes denuncian la violación del mismo por parte de las autoridades iraníes, según un comunicado difundido por el Elíseo, sede de la Presidencia francesa. “Es esencial que Irán vuelva al pleno respeto de sus obligaciones contenidas en el acuerdo. Hemos mostrado nuestra profunda preocupación frente a las acciones emprendidas por Irán en violación de sus compromisos desde julio de 2019”, indican París, Berlín y Londres, que instan a cesar esas violaciones, en clara referencia al enriquecimiento de uranio.

En caso contrario, avisan, se reservan la posibilidad de aplicar las cláusulas contenidas en el acuerdo, sin especificar cuáles. Francia, Alemania y Reino Unido consideran necesario “definir un marco a largo plazo para el programa nuclear iraní”.

Los tres firmantes denuncian el “papel desestabilizador” que ha desempeñado Teherán los últimos meses en la región, sobre todo mediante los Guardianes de la Revolución Islámica y la fuerza Al Quds. “Nuestro compromiso en favor de la seguridad de nuestros aliados es inquebrantable. Tenemos que responder, mediante la diplomacia y de manera significativa a las preocupaciones comunes sobre las actividades desestabilizadoras de Irán, incluida la referida a su programa de misiles”, señalan.