EU sacude con bomba

18

En medio de la creciente tensión mundial derivada del conflicto en Siria, las diferencias entre Estados Unidos (EU) y Rusia y la actitud desafiante de Corea del Norte, el gobierno de Donald Trump arrojó por primera vez y sobre territorio controlado por el Estado Islámico (EI) en Afganistán la bomba no nuclear más poderosa de su arsenal.

 

 

 

Washington usó ayer por primera vez en un conflicto la mayor bomba no-nuclear, la llamada “Madre de todas las bombas”, para destruir un complejo de túneles del EI en Afganistán, con lo que mandó también un mensaje de fuerza al grupo yihadista y al parecer a todo el mundo.

 

El bombardeo con la GBU-43, un gigantesco proyectil de 10 toneladas que mata con una imponente onda de presión aérea, fue ejecutado en el distrito de Achin, provincia oriental de Nangarhar.

 

 

El presidente Trump aseguró que dio “total autorización” a las Fuerzas Armadas para que utilizaran la superbomba. “Todo el mundo sabe exactamente lo que pasó; lo que hago es autorizar a mi ejército, tenemos los mejores militares del mundo y han hecho el trabajo, como siempre. Les hemos dado una autorización total”, dijo sin ofrecer más detalles de las consecuencias del bombardeo.

 

 

Esta demostración de fuerza se da el mismo día en que la coalición de EU reconoció que atacó por error a sus propias fuerzas aliadas en Siria.

 

 

El Pentágono confirmó que EU mató por error en un ataque aéreo de la coalición internacional contra el EI a 18 milicianos de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) el pasado 11 de abril.

 

 

El ataque aéreo se produjo en las cercanías de la localidad de Al Tabqa, plaza estratégica para abrir la ruta a Al Raqa, el gran bastión del EI en Siria.

 

 

Ayer mismo, en una entrevista exclusiva para AFP, el presidente de Siria, Bashar Al Assad, aseguró que los reportes de que fuerzas gubernamentales sirias llevaron a cabo un ataque químico en un pueblo controlado por los rebeldes son una “invención al cien por ciento” para justificar el bombardeo de Estados Unidos el viernes pasado.

 

 

Por otra parte, de acuerdo con reportes de analistas basados en fotos de satélite, Corea del Norte se prepara para su sexto ensayo nuclear en el marco de los festejos del 105 aniversario del natalicio de su fundador, Kim Il-Sung, abuelo del actual líder Kim Jong-Un, lo que representaría un abierto desafío a las advertencias de Estados Unidos.

 

 

Al respecto, Trump dijo ayer: “no sé si esto (la superbomba) envía un mensaje. No hace ninguna diferencia si lo hace o no. Corea del Norte es un problema, y un problema que será atendido”.

 

 

Antes, en su cuenta de Twitter publicó: “Tengo gran confianza en que China manejará adecuadamente a Corea del Norte. ¡Si no puede hacerlo, Estados Unidos, con sus aliados, lo hará!”.