El Banco Mundial aumenta en 200.000 millones de dólares el gasto contra el cambio climático

4

El Banco Mundial (BM) ha anunciado una inversión adicional en la lucha contra el cambio climático por un monto de 200.000 millones de dólares para los años 2021-2025. Aproximadamente la mitad de esta suma se desembolsará en financiación directa, detalla un comunicado de la entidad emitido el pasado domingo.

Del resto, recoge AFP, cerca de la tercera parte llegará de dos agencias afiliadas con el BM y para lo que queda movilizará capital privado. El cambio representa una “ambición significativamente aumentada” de afrontar el cambio climático, “enviando una importante señal a la comunidad mundial para que haga lo mismo”.

El anuncio ha coincidido con la apertura de la cumbre climática de la ONU, que reúne a 200 naciones en Polonia. Forma parte también de una tendencia general de aumento de gastos para mitigar los efectos del cambio climático, puesto que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos declaró que los países desarrollados están dispuestos a extender el gasto anual combinado, público y privado, destinado a los países en desarrollo a 100.000 millones de dólares para el 2020. El año pasado era de 56.700 millones de dólares.

 

Distribución del gasto

“Si no reducimos las emisiones y no nos adoptamos ahora, tendremos 100 millones de personas más viviendo en la pobreza para el 2030”, estimó en declaraciones a AFP el gerente del Banco Mundial para el cambio climático, John Roome. “Y también sabemos que mientras menos gastemos en este problema de forma proactiva en tres regiones —África, el sur de Asia y América Latina— tendremos 133 millones de migrantes climáticos más”.

Actualmente el paquete financiero anual de la entidad es de 40.000 millones y solo 27.000 millones de dólares corresponden a la financiación directa. Gran parte de la financiación se dirige para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en particular mediante el desarrollo de estrategias energéticas renovables.

La presidenta ejecutiva de la entidad, Kristalina Georgieva, destacó la urgencia de actuar ante el aumento del nivel del mar, las inundaciones y la sequía: “Debemos luchar contra las causas, pero también adaptarnos a las consecuencias, que a menudo son más dramáticas para las personas más pobres del mundo”. Según sus declaraciones, la inversión se enfocará en la infraestructura para una agricultura climáticamente inteligente, gestión sostenible del agua y las redes de seguridad social.