Destaca Melania Trump espíritu de afectados por huracán Harvey

11

La primera dama de EU, Melania Trump, destacó hoy el espíritu resiliente de los afectados por el huracán Harvey, durante su visita a varias localidades del sureste de Texas, donde el ciclón golpeó con fuerza a finales de agosto.

Trump, que viajó al estado sureño acompañada de Karen Pence, esposa del vicepresidente de EU, Mike Pence, visitó a víctimas del desastre y observó los trabajos de reconstrucción de las ciudades de Corpus Christi y Rockport, la zona cero por la que Harvey entró a Texas el pasado 26 de agosto como huracán de intensidad categoría 4 (de un máximo de 5).

En Rockport, Trump y Pence conocieron a la familia Zamorano, que se quedó sin casa por culpa del ciclón y ahora vive a escasos metros de las ruinas de su antiguo hogar en una unidad prefabricada, prestada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

La agencia federal ha repartido 600 unidades prefabricadas temporales de este tipo entre los afectados por el huracán, según dijo hoy el comisionado de tierras de Texas, George P. Bush, nieto del expresidente George Bush padre (1989-1993) y sobrino de George W. Bush (2001-2009).

Después de pasear entre los escombros, la esposa del presidente de EU, Donald Trump, dijo estar “muy impresionada por la actitud positiva y el espíritu resiliente” de Mario y Rosemary Zamorano, que viven en Rockport con sus cinco hijos.

“Espero con interés el progreso que van a hacer (los Zamorano) a medida que reconstruyen su hogar y crean nuevos recuerdos”, añadió en declaraciones a los periodistas la primera dama.

Con motivo de la cercanía de las fiestas navideñas, Trump aseguró que la familia Zamorano es un recordatorio de que “los mejores regalos son la familia, los amigos, el amor y la amabilidad” y los puso como ejemplo de “esperanza y bendiciones”.

“Melania viene a Texas con un corazón afectuoso y una verdadera preocupación y compasión por todos aquellos afectados por la tormenta”, apuntó durante el paseo Pence.

Por otro lado, la comitiva participó en un encuentro con personas que colaboran de los esfuerzos de recuperación y elogiaron su dedicación y trabajo en los últimos meses para devolver a la normalidad a los residentes de las zonas afectadas.

Harvey dejó cerca de 90 muertos y decenas de miles de desplazados en el sureste de Texas, que sufrió durante los últimos días de agosto y los primeros de septiembre las peores inundaciones de la historia de Estados Unidos.