Corte excarcela a mano derecha de Lula y da esperanza al expresidente

10

El exministro brasileño José Dirceu salió hoy de prisión tras la polémica decisión de un juez de la Corte Suprema de ordenar su excarcelación hasta que la sentencia sea en firme, una resolución que dio esperanzas a Luis Inacio Lula da Silva, quien se está en una situación similar.

Dirceu, condenado en mayo pasado a 30 años y nueve meses por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita por la segunda instancia, logró por medio de un recurso al Supremo Tribunal Federal (STF) que su pena fuera suspendida hasta que tribunales superiores analicen el caso.

La decisión fue del juez Dias Toffoli, quien estimó que el influyente exministro de Lula da Silva, de 72 años, podrá estar en libertad hasta que una Corte superior analice el recurso tras su condena en el marco de la Operación Lava Jato.

La decisión de Toffoli, apoyada por otros dos magistrados de la Corte Suprema, dividió a Brasil y mostró que la máxima institución judicial del país está fraccionada respecto al ingreso en prisión de condenados en segunda instancia, una cuestión crucial que afecta directamente a Lula da Silva.

Encarcelado desde el pasado 7 de abril tras ser condenado a 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero, Lula da Silva pidió la semana pasada que la Corte suprema analizara su recurso –similar al de Dirceu- para tratar de lograr su salida de prisión de forma provisional.

Sin embargo, otro juez de la corte, Edson Fachin, decidió llevar al plenario (compuesto por 11 magistrados) la cuestión y previsiblemente solo será en agosto cuando se examine, pues en julio el poder judicial inicia vacaciones.

Los abogados del expresidente, que lidera todas las encuestas para las elecciones de octubre próximo, alegan que hubo parcialidad en el juicio que le condenó en primera y segunda instancia y pidieron que, como en el caso de Dirceu, se suspenda preventivamente la ejecución de la pena hasta que la sentencia sea en firme y sin opción a recurso.

Se trata de una cuestión crucial, pues el 15 de agosto próximo finaliza en Brasil el plazo para inscribir candidaturas electorales para los comicios de octubre, y no está claro si Lula da Silva podría presentarse si está encarcelado.