Colombia cierra 2019 atrapada en espiral violenta

10

Colombia cierra 2019 agobiada por una ola de violencia que entre enero y noviembre dejó 10,468 homicidios, un 2.34 % más que en igual período del año pasado cuando fueron contabilizados 10,229, según datos oficiales.

La violencia, una constante en Colombia desde hace más de un siglo, se cobró este año la vida de decenas de líderes sociales y de exguerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz, pero también de miles de ciudadanos víctimas tanto de grupos armados ilegales como de la delincuencia común, principalmente.

En los últimos días del año causaron consternación en el país los asesinatos de una pareja de ambientalistas, de una gestora cultural que hacía trabajo social con niños pobres y de un fiscal contra el crimen organizado, lo que muestra que de la violencia nadie escapa.

“El Gobierno de Iván Duque llegó con la promesa de la mano dura y de quitarle el país a los criminales, pero en casi 18 meses que lleva (en el cargo) la situación no ha dejado de complicarse”, aseguró el analista y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila.

Según el informe del Instituto Nacional de Medicina Legal, de las 10,468 víctimas de homicidio registradas hasta noviembre, 9,593 eran hombres, 870 mujeres y 5 de sexo indeterminado.

JUVENTUD EN PELIGRO
La violencia, y con ella los homicidios, se concentra en zonas de economías ilegales y de posconflicto donde proliferan el narcotráfico y la minería ilícita, señala Ávila quien reconoce que pese a las cifras, los homicidios están a la baja en ciudades como Bogotá en donde la tasa está entre 12 y 13 casos por cada 100,000 habitantes.

Ávila, uno de los mayores conocedores de este fenómeno, recalca que en Colombia la mayoría de los asesinados son jóvenes de entre 14 y 28 años, como ocurre en el resto de Latinoamérica.

El informe forense corrobora esa apreciación pues la franja etaria que concentra la mayor cantidad de asesinatos este año es la de 20 a 24 años, con 2,072 casos, seguida por la de 25 a 29 años (1,878 casos) y la de 30 a 34 años (1,436).

Más preocupante resulta el hecho de que en el grupo de adolescentes de 15 a 17 años se contabilizaron hasta noviembre 518 homicidios, mientras que otras 683 víctimas tenían entre 18 y 19 años.