Canadá desafía y legaliza marihuana

8

A partir de ayer y después de casi un siglo de prohibición, Canadá se convierte en el segundo país del mundo en legalizar la marihuana para uso recreativo, después de Uruguay, desafiando prejuicios, fiscalizando su venta y buscando ser un modelo mundial.

El primer ministro Justin Trudeau publicó en su cuenta de la red Twitter: “Ganancias fuera de las manos de los criminales. Protección para nuestros hijos. Hoy #cannabis está legalizado y regulado en todo Canadá”.

Con un mercado potencial de cinco millones de consumidores, el gobierno de Trudeau busca coartar el paraíso fiscal del crimen organizado en el país que cada día tiene ganancias de 20 millones de dólares por las ventas ilegales de la marihuana, según cifras oficiales.

A partir de ayer es legal en Canadá portar hasta 30 gramos de marihuana, fumarla en público -en el marco de las restricciones al tabaco-, y cultivar hasta cuatro plantas en casa, aunque cada provincia tiene la posibilidad de implementar su propia regulación.

La Ley establece que el cannabis se venderá a personas mayores de 18 años, lo que aplicarán las provincias de Alberta y Quebec, pero el resto de las provincias y territorios fijaron la edad mínima en 19 años.

Asimismo, la histórica y revolucionaria ley, que busca alejar a los jóvenes de este consumo y fiscalizar sus ventas, establece que el usuario podrá cultivar en casa hasta cuatro plantas de marihuana (por residencia no por persona), aunque Manitoba, Newfounfland y Labrador, New Brunswick y Quebec no lo permitirán.

A nivel nacional también existe diferencia entre las provincias respecto a los centros de venta, ya que mientras en Quebec se venderá en tiendas específicas administradas por la Agencia de Cannabis de Quebec, en Ontario sólo se venderá a través de un sitio en línea gubernamental (Ontario Cannabis Store), pero en abril se abrirá el mercado al sector privado.

La venta de cannabis comenzó desde el primer minuto de este 17 de octubre en un local de Newfounfland y Labrador, en la costa atlántica, donde Bruce Linton, presidente de Canopy Growth vendió el primer paquete de cuatro gramos a Nikki Rose y Ian Power por un total de 49.98 dólares canadienses.

En los primeros minutos de este miércoles unos 130 canadienses esperaban su turno a las afueras de esta tienda de cannabis.

En otras provincias como en Ontario, donde por ahora no habrá tiendas para comprar marihuana, sino que las ventas serán por internet en un sitio regulado por el gobierno, los canadienses se congregaron en las tiendas que solicitarán licencia para esta venta, pero que desde ahora ofrecen artículos relacionados, como pipas y encendedores.

El ministro de Seguridad Fronteriza y Reducción del Crimen Organizado, Bill Blair, anunció que se dará amnistía a quienes tengan un récord criminal por posesión de marihuana, aunque la patrulla fronteriza estadunidense adelantó que la amnistía no garantizará la entrada a Estados Unidos.

EUFORIA EN LAS CALLES

Ian Power fue de los primeros en comprar marihuana para uso recreativo en Canadá, pero no piensa fumarla, sino enmarcarla.

Canadá se convirtió en el mayor mercado mundial de marihuana una vez que la venta legal de la hierba comenzó a primeras horas del miércoles en la provincia de Terranova, y Power era el primero en la fila en una tienda en San Juan de Terranova.

“La voy a enmarcar y colgar en mi pared. Ni siquiera voy a fumarla, sólo voy a guardarla para siempre”, dijo Power.

“La prohibición ha terminado ahora. Acabamos de hacer historia”, dijo Power de 46 años, quien compró un gramo. “No puedo creer que lo hayamos logrado”.

Tom Clarke, quien vendió marihuana de forma ilegal durante tres décadas, fue uno de los primeros en realizar una venta legal en Canadá después de que su tienda abrió a la medianoche local en Portugal Cove, Terranova. Su primera venta fue a su papá.

Branda Tobin y su hijo Trevor planean abrir su tienda en Labrador City, en Terranova y Labrador, a las 4:20 de la tarde del miércoles _ 420 es argot para consumo de cannabis.

“Estamos eufóricos”, dijo.