Bombardeos matan a 5 personas en Idlib

3

Las fuerzas rusas y el Ejército de Siria intensificaron ayer sus bombardeos en la provincia de Idlib (norte del país), un día después de que Irán, Turquía y Rusia pidieran a las facciones armadas que depongan las armas para encontrar una solución que evite una tragedia en la región.

“Esta mañana se están produciendo intensos bombardeos contra Idlib por parte de aviones y helicópteros rusos y del régimen y están atacando lugares en los que hay civiles,” dijo el portavoz de la alianza rebelde Frente Nacional para la Liberación, Nayi Abu Huzaifa. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó ayer de que al menos cinco civiles han muerto, cuatro de ellos niños, en bombardeos de la aviación rusa en la provincia.

Tres menores y una mujer perecieron en las afueras de la población de Abdin, mientras que una niña perdió la vida en el municipio de Al Halba, en el sur de Idlib. Por su parte, un voluntario de la Defensa Civil siria en Idlib, grupo también conocido como los Cascos Blancos, Anmar Salamo, afirmó que “la población está empezando a irse hacia la frontera con Turquía” ante la inminente ofensiva gubernamental y que los ataques “ocasionaron la muerte de cinco personas y más de diez resultaron heridas.” La aviación rusa lanzó hoy alrededor noventa ataques aéreos en esa provincia, los “más intensos y agresivos” desde hace un mes contra la región, aseguró el Observatorio.

Cientos de civiles se están desplazando hacia las zonas cercanas a la frontera con Turquía, ante la inminente ofensiva gubernamental y los continuos bombardeos por parte del Ejército sirio y sus aliados rusos.

Asimismo, un hombre murió por disparos de la guardia fronteriza turca cuando intentaba cruzar los límites de Siria con el país vecino.

Según el último recuento del Observatorio, al menos 408 civiles sirios han perdido la vida a manos de la guardia fronteriza turca desde el inicio del conflicto de Siria, en marzo de 2011.

Entre las víctimas, figuran 75 menores de 18 años y 37 mujeres y personas que escaparon de las operaciones militares.

Los bombardeos se producen un día después de que Rusia, Irán y Turquía pidieran en Teherán a las facciones armadas su rendición ante la operación militar de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad.