Autorizan espiar fuera de EU a sospechosos

8

La Cámara de Representantes dio ayer, por 256 votos a favor y 164 en contra, su aprobación para prorrogar otros seis años la carta blanca de que goza esta agencia secreta para vigilar sospechosos fuera de las fronteras de Estados Unidos. Una autorización que le permite, sin necesidad del permiso de compañías como Google o AT&T, filtrar desde correos electrónicos hasta llamadas de teléfono de extranjeros, incluso si están hablando con un ciudadano norteamericano.

La continuidad de este operativo, creado en 2008 por George Bush y recogido en la Sección 702 del acta de vigilancia extranjera, ha sido defendida por el presidente Trump y los republicanos. Para ellos se trata de una necesidad de seguridad nacional, que permite a los servicios de inteligencia tener bajo control a los sospechosos de terrorismo y narcotráfico.

La opacidad de la NSA y sobre todo el carácter indiscriminado de este tipo de controles movió a un grupo de congresistas de ambos partidos a pedir la imposición de límites que garanticen el respeto a la privacidad. De poco sirvió. La propuesta bipartidista fracasó en la Cámara de Representantes y, nadie duda de que correrá la misma suerte en el Senado.