Atentado suicida del Estado Islámico en Afganistán deja 12 muertos

8

Al menos 12 personas, entre ellos dos agentes de la Inteligencia afgana, murieron hoy en una atentado suicida en la oriental ciudad de Jalalabad, cuya autoría se atribuyó el grupo extremista Estado Islámico (EI).

El hecho de violencia ocurrido en los límites del sexto distrito policial de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, sucedió alrededor de las 10:00 horas locales (05:30 GMT), cerca de un puesto de control de la Dirección Nacional de Seguridad (NDS).

El portavoz de gobierno de Nangarhar, Attaullah Khogyani, confirmó que dos agentes de Inteligencia de la NDS y 10 civiles, entre ellos varios menores de edad, perdieron la vida, según un reporte de la agencia informativa Pajhwok Afghan News (PAN).

Otros cuatro, incluidos dos civiles, resultaron heridos, uno de ellos en estado crítico, indicó Khogyani, tras afirmar que la explosión alcanzó comercios cercanos y varios vehículos de una estación de lavado de autos, donde trabajaban los menores fallecidos.

Un residente del área afirmó que la explosión ocurrió cerca de una estación de combustible que se incendió, pero el portavoz gubernamental dijo que esto no era cierto, aunque reconoció que la explosión fue “poderosa”.

El ala del Estado Islámico (EI) en Afganistán se responsabilizó del ataque suicida en una declaración, publicada a través de su agencia de noticias Amaaq, en la que afirmó que el objetivo fue la Inteligencia afgana.

“Un ataque de martirio con un chaleco de explosivos golpeó a la Inteligencia afgana en Jalalabad”, destacó la declaración del grupo extremista, sin dar más detalles.

La ciudad de Jalalabad ha sido recientemente escenario de numerosos operativos por parte del grupo armado, que desde 2014 ha intensificado su actividad en Nangarhar, donde tienen su principal bastión.

La semana pasada, un terrorista suicida del EI atentó contra la minoría sij en Jalalabad, provocando la muerte de al menos 13 personas.

La lucha contra el EI y otros grupos, como la red Al Qaeda, está en el corazón de la misión antiterrorista de las fuerzas de seguridad afganas.