Armada rusa en Siria se prepara para ataque

16

La Armada rusa en Siria se prepara para un inminente ataque de Estados Unidos que podría provocar una escalada de la tensión militar entre el Kremlin y la Casa Blanca sin precedentes desde la Guerra Fría.

Los buques de superficie y los submarinos rusos atracados en la base de Tartus abandonaron ese puerto sirio por motivos de seguridad ante la posibilidad de que el presidente de EU, Donald Trump, cumpla con sus amenazas.

“En caso de amenaza de ataque, los buques atracados uno junto al otro en el puerto salen a una zona de libre maniobra (mar abierto) para evitar que con un proyectil sea destruido más de un barco”, confirmó ayer Vladímir Shamánov, jefe del comité de Defensa de la Duma o Cámara de Diputados.

El legislador subrayó que esa es una “práctica habitual” y que su objetivo es garantizar “la supervivencia” de los buques, estacionados en ese puerto desde tiempos de Hafez al Asad, el padre del actual mandatario, Bachar al Asad.

Además de los buques de pequeño tonelaje que se encuentran en Tartus, la Armada rusa cuenta con su propia flota en el Mediterráneo Oriental desde 2013, año en que regresó a la zona tras más de dos décadas de ausencia.

Según informó la Flota del mar Negro, cerca de las costas sirias navegan en estos momentos unos quince buques militares y de abastecimiento rusos, que iniciaron ayer unas maniobras conjuntas.

“Mi apuesta es que habrá ataque. Puede ocurrir en los próximos días, en cualquier momento. La lógica dicta que esto le conviene a Trump y a Israel, que de hecho está provocando el ataque”, comentó Leonid Ivashov, antiguo general soviético, a medios locales.

En tanto, Rusia solicitó ayer al Consejo de Seguridad de la ONU celebrar una nueva reunión sobre la situación en Siria este viernes.

La delegación rusa, además, ha pedido la presencia en el encuentro del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.