Lunes, 27 de Febrero 2017 4:54:15 am

Trazos y sombras

Viernes, 09 Diciembre 2016 13:43

La ruptura en el PAN abrió el camino hacia una alianza con el Gallardismo

 

 

Nadie ignora ni es desconocido que las elecciones internas en los partidos pol√≠ticos para elegir a sus dirigentes u √≥rganos de gobierno, se conviertan en escenarios de canibalismo y crucen por episodios de encuentros y desencuentros, traiciones y deslealtades. Ocurre en el PRI, en el PAN, en el PRD y entre los institutos peque√Īos. Sucede porque es su naturaleza misma; es la lucha del poder por el poder y porque innegablemente es su esencia hist√≥rica.

 

 

Todos por igual se asumen o presumen conducirse con democracia y libertad interna, pero la realidad es que no es as√≠. En el PRI, - por ejemplo,- si simula la conformaci√≥n de un √≥rgano deliberativo como lo es el Consejo Pol√≠tico Estatal o los municipales, sin embargo es una regla que las decisiones provienen de quien los tricolores llaman ‚Äúel primer priista del estado‚ÄĚ, el gobernador, y de nadie m√°s.

 

 

En el PRD, la burocracia partidista repartida en tribus pero con visibles liderazgos nacionales y regionales son los que deciden quienes habrán de conducir los destinos de su partido. Todos tienen sus cuotas de poder y decisión, pero son los notables de las principales corrientes quienes al final del día determinan el destino del partido.

 

 

El PAN no es la excepción, y bajo una democracia disfrazada finalmente se imponen aquellos que mantienen su hegemonía hacia el interior del partido. Los santones de este instituto son quienes deciden y solo los nuevos cuadros, es decir, la chamacada solo acata la voluntad de los gargantones, porque esos son los acuerdos y esa es la consigna.

 

 

En el √ļltimo proceso interpartidista en donde el PAN renov√≥ estatutariamente su Consejo Pol√≠tico Estatal, precedido este por la elecci√≥n de su dirigencia municipal, quiz√° lo m√°s relevante no sean las fracturas moment√°neas que se produjeron por la forma desaseada en la selecci√≥n de sus integrantes, sino las consecuencias pol√≠ticas que en el corto y mediano plazo conllevara ‚Äúel error de diciembre‚ÄĚ.

 

 

La equivocación cometida por su actual dirigencia, condena irremisiblemente y conduce a este partido hacia derrotas anticipadas, porque de forma y fondo, la ruptura que se dio abrió el camino para que de manera lógica y natural, los perdedores de la elección comiencen desde ahora a trabar acuerdos y a buscar alianzas formales o informales con una opción política que desde ahora se antoja llegará al 2018 con mayor fuerza, el Gallardismo.

 

 

La presencia de la Senadora Sonia Mendoza en algunos eventos oficiales del gobierno de la capital, no es casual; tiene cola y podr√≠a ser el pre√°mbulo de una alianza que contribuir√≠a a atajar el camino para que no llegue una figura como Octavio Pedroza Gait√°n a la Alcald√≠a capitalina. En la misma din√°mica, esta alianza estar√≠a suscribiendo acuerdos para frenar la candidatura de Xavier Azuara, a la diputaci√≥n federal o al Senado de la Rep√ļblica.

 

 

La posibilidad de que se gesten o se generen algunos acuerdos entre panistas y gallardistas no se descarta, porque aun cuando el esquema de alianzas formales dependen en gran medida de los círculos centrales de las dirigencia nacionales de los partidos, en este caso del PAN y el PRD, nada impedirá que en el contexto local se asuman compromisos para evitar que otros avancen.

 


El antecedente existe, y la posibilidad de que ello ocurra, dependerá de la astucia política de los actores interesados para llegar bien posicionados en seis o siete meses más.

 

 

Probablemente con una interlocuci√≥n inteligente, serena y nada acelerada podr√°n lograrlo. En ellos estar√° lograr buenos acuerdos, y, si desde ahora comienzan a decir que el agua y el aceite no se juntan, que ser√° lo m√°s probable, entonces ser√° la mejor se√Īal para descifrar el tama√Īo del miedo a la viabilidad de una alianza.

 

 

Ineficiencia y corrupción, un cáncer que se resiste

 

 

En otros asuntos, las revelaciones hechas por especialistas en el tema de seguridad p√ļblica y vialidad, inherentes estas a los niveles de corrupci√≥n y clara ineficiencia en las corporaciones estatales y municipales, debieran por lo menos despertar la atenci√≥n del gobernador Juan Manuel Carreras y del Alcalde Ricardo Gallardo.

 

 

Ambos mandatarios no pueden darse el lujo de posponer sus decisiones mientras que el estado, sus regiones y la capital potosina siguen atrapadas en medio de una fauna de delincuencia, impunidad, ineficiencia y corrupción. Si los relevos al frente de las corporaciones son necesarias e irreversibles, no sabemos que los inhibe o que es lo que estén esperando para decidir.

 

 

En el √°mbito municipal, la informaci√≥n trascendida respecto a la corrupci√≥n enquistada en la Direcci√≥n de Protecci√≥n Civil, no es para que se quede apoltronada o en el caj√≥n de las buenas intenciones del √ďrgano de Control Interno. El solo hecho favorecer con dict√°menes concertados o de perdonar el cobro de m√°s de 15 millones de pesos por irregularidades detectadas en comercios o empresas durante la administraci√≥n pasada, es raz√≥n suficiente para imponer sanciones ejemplares y hacer una limpia en la dependencia.

Valora este artículo
(2 votos)

Editoriales anteriores

:
banner RetoSL emprende SEDECO 350x350
350x350 banner reclutamiento
350X350 banner OTTO
CloseUp
 
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Close Up al Minuto

: