Lunes, 27 de Febrero 2017 4:54:15 am

Trazos y sombras

Domingo, 09 Octubre 2016 17:00

 

Una semana tormentosa

 

 

Si nos proponemos encontrar una definición o hacer una cronología de los incidentes y escándalos, o bien, hacer un recuento de daños ocasionados durante los últimos días, seguramente coincidiremos en que la mejor descripción que podemos dar es que los potosinos padecieron “una semana tormentosa.”

 

 

La ola creciente de violencia con ejecuciones diarias, asaltos, robos a casa-habitación, homicidios, levantones, propagación de rumores, espectáculos denigrantes de dos de nuestros diputados y las excusas oficiales de siempre; literalmente sitiaron los principales espacios noticiosos locales, algunos nacionales y hasta internacionales.

 

 

En materia de inseguridad, todo lo difundido durante la semana que transcurrió, nos dice que lo que está ocurriendo en la capital del estado y en varias de sus regiones no es solamente un tema de percepción, sino que virtualmente estamos en presencia de un escenario de cruda y brutal realidad.

 

 

Es innegable que en el colectivo ciudadano no solo existe una sensación de vacío de autoridad sino que se encuentra instalado un verdadero sentimiento de inseguridad, principalmente en aquellos segmentos de la sociedad que padecen cotidianamente la incursión impune de la delincuencia, o en esos ciudadanos que se han cruzado o estado en el momento y en el lugar equivocado.

 

 

Algo en realidad sigue sucediendo y, pareciera que poco o nada les conmueve a las autoridades para poner remedio o por lo menos para controlar o contener a toda esa fauna de delincuencia que se ha apoderado de una tranquilidad que aparentemente se había recuperado con la llegada de un nuevo gobierno en 2015.

 

 

¿Remover al Secretario de Seguridad Pública en el Estado o al titular de Seguridad Municipal podría ser la solución? ¿De veras estará en las manos de uno o dos hombres el que San Luis Potosí recupere la confianza perdida?, en verdad no lo creemos.

 

 

Evidentemente que si los jefes policiacos no responden o no reúnen el perfil para prevenir y combatir a la delincuencia debe retirárseles, pero de eso a que su sola remoción resolverá los grandes males, existen muchas dudas.

 

 

Son varios los factores internos y externos por los cuales se han complicado las cosas, y esto se agrava cuando existe negligencia o simulación oficial al afirmar que aquí no pasa nada.

 

 

Todo mundo sabe que las corporaciones policiacas han sido infiltradas por el crimen organizado, sin embargo hacia su interior poco se habla y mucho menos se admite o se reconoce su existencia; tan real es el hecho que se ha convertido en un cáncer que hizo metástasis.

 

 

¿Por qué entonces no comenzar por limpiar la casa, para luego salir a combatir la enfermedad? Esa gobernabilidad que hasta ahora se encuentra intacta podría correr un riesgo innecesario y vulnerarse seriamente si no se actúa en tiempo.

 

 

Las estadísticas optimistas dicen mucho, es cierto, pero la realidad se impone y la verdad es que el terror, la incertidumbre y el miedo nuevamente se apoderaron de los potosinos y esa no desaparecerá mostrándose preocupòn o entregando cuentas alegres.

 

 

Decir que en San Luis Potosí no sucede nada porque la crisis de inseguridad que se vive es de percepción, y que lo que hoy sucede es “entre bandas criminales”, o “que entre ellos se están matando porque buscan imponer su jerarquía para controlar la plaza” a nadie le consuela ni le convence cuando se observan desplazamientos raros y repentinos que concluyen en balaceras con muertos.

 

 

El gobernador Juan Manuel Carreras, dio un paso importante en jalar a la entidad la Base de Operación Policial Mixta, lamentablemente sus esquemas de coordinación en el establecimiento de estrategias coordinadas entre los diferentes niveles de gobierno podría tardarse un buen tiempo y lo más inmediato quizá, sería reconsiderar en calidad de mientras la presencia del ejército y la marina en las calles.

 

 

Si los gobiernos federal y estatal cierran los ojos ante la realidad que hoy vivimos, y si solo se busca absurdamente endilgarle al orden municipal la racha de violencia, a los potosinos no nos quedará de otra que ponernos en manos del Creador e implorarle para que no se le vaya a ocurrir abrir sus brazos, porque entonces sí caeremos y nos iremos irremediablemente al precipicio.”.

 

 

La postura de la Secretaría General de Gobierno y de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, en reconocer que no se ha actuado con oportunidad y atingencia ante la psicosis provocada en las redes sociales, debiera preocupar a más de tres.

 

 

Buenos y presumidos asesores los tienen y bien pagados como para entender que a las redes se les combate en las mismas redes y si esto no lo entienden así, pues entonces ni hablar y resignémonos a la mediocridad.

 

 

Al Psiquiatra y sin tocar baranda

 

 

En otros temas no menos preocupantes y degradantes, fueron los escándalos protagonizados por los diputados Sergio Desfassiux y José Luis Romero Calzada.

 

 

De esa escoria enquistada en el Congreso del Estado, ya también se habló demasiado pero parece no haber respuesta a una salida.

 

 

Ya el PRD por lo menos fijó una posible postura de sanción a su representante, pero en el PRI no solo hay silencio, sino que alientan y festejan el desquiciamiento de su diputado.

 

 

¿Con las actitudes de estos dos diputadetes, los potosinos podríamos aspirar a que el Congreso del Estado eleve el nivel del debate parlamentario o que dignifiquen un poco la tarea legislativa?

 

 

Claro que no, y, si en verdad los partidos PRI y PRD que en 2018 podrían resultar los damnificados de estos escándalos, deberían ser los promotores o impulsores para solicitar formal y legalmente un juicio político que conlleve al desafuero.

 

 

Si se animan, estamos seguros que habría una votación mayoritaria y contundente a favor de un juicio de responsabilidad. Le harían un gran bien a la sociedad y se harían un bien ellos mismos.

Valora este artículo
(2 votos)

Editoriales anteriores

:
banner RetoSL emprende SEDECO 350x350
350x350 banner reclutamiento
350X350 banner OTTO
CloseUp
 
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Close Up al Minuto

: