Domingo, 22 de Enero 2017 6:11:02 am

De fondo

13-01-2017

Conspiración de Estado o sin permiso del Güero

 

 

Al gobernador Juan Manuel Carreras le preocupa seguramente la situación crítica por la que atraviesa el país y el estado que gobierna. La pregunta es: ¿También a los funcionarios de su gabinete les turba o les desvela la situación difícil en la que se encuentra San Luis Potosí?, pareciera que a varios no.

 

 

Hoy el gobernador Carreras muestra sus inquietudes y hace el esfuerzo porque la entidad no se convulsione al proponer un plan de austeridad. Lo va a lograr, porque está visto que blandito para soltar el dinero no lo es, y, quizá con un buen trabajo de organización que para eso se pinta solo logre aportar su cuota de compromiso con el gobierno federal.

 

 

El problema para Juan Manuel es otro, y en este preciso momento, es la ausencia de compromiso en algunos de sus colaboradores y la falta de credibilidad en las instituciones que tiene bajo su responsabilidad como Ejecutivo del estado. El gobernador, está visto, no quiere o no desea escuchar voces que le sugieren cambios obligados en su gabinete y tampoco está dispuesto a reorientar o a rectificar los errores en que ha se incurrido.

 

 

Al Güero se le conoce muy bien, y no es de los políticos que confronten o pongan el pecho para enfrentar al adversario. Es cuidadoso, pulcro e inteligente en su forma de hacer política. Muchas veces sugiere lo que debe hacerse, pero algunos temas los plantea con cautela y sin que se suponga o se sospeche que son decisiones tomadas por él.

 

 

Desde que asumió el gobierno, Carreras mostro una amplia disposición y voluntad política de transitar de la mano con los gobiernos de la zona metropolitana, pero con el paso de los meses los criterios de cooperación y entendimiento variaron, y no porque él lo haya decidido así, sino porque desafortunadamente funcionarios de segundo o tercer nivel son quienes se han encargado de confrontarlo y llevarlo a una lucha en la que el más raspado ha sido justamente el propio gobernador.

 

 

Y digo lo anterior porque lo que sucedió el lunes pasado con la manifestación en contra del Ayuntamiento, puso en entredicho esa voluntad conciliadora que había mostrado el gobernador al haber permitido o inducido se orquestara una conspiración de Estado para golpear a quien ven como principal adversario para el 2018, a Ricardo Gallardo, que en corto ha lamentado la falta de coordinación y poco entendimiento entre ambos niveles de gobierno.

 

 

En nuestra modesta opinión, y antes de que las cosas tomen un rumbo peligroso o se desborden, es conveniente definir canales de interlocución válida y políticamente serias que permitan un acercamiento y entendimiento real de cooperación. No se necesitan esos funcionarios que presumen un don de ubicuidad o de esos que se la viven haciendo el papel de “ve corre y diles” y con el chisme por delante, porque en nada contribuye.

 

 

Tanto Juan Manuel como Ricardo los conocen, los tienen cerca y es cuestión de que se pongan de acuerdo, por el bien de San Luis. Hasta pronto.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¿Debe preocuparnos la partida de la Ford?

 


¿Afecta realmente a San Luis Potosí?

 


Sí, si debe preocuparnos y por supuesto que afecta, nos pega, y mucho

 

 

El gobernador Juan Manuel Carreras López no es de ninguna manera responsable de que la empresa Ford Motor Company haya decidido retirar la inversión de mil 600 millones de pesos que destinaría para su planta ensambladora de autos en San Luis Potosí.

 


El fracaso de la inversión no se le puede atribuir al mandatario porque fue una decisión propia y unilateral de la trasnacional, determinación derivada eso sí, de las fuertes presiones y amenazas que el presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump lanzó en campaña y cumplió antes de tomar posesión.

 


De que no se acaba la vida y el mundo y de que San Luis Potosí es más que la empresa Ford, es algo cierto y tienen toda la razón figuras como el Senador Octavio Pedroza Gaitán, el Sacerdote Juan Jesús Priego y el líder cetemista Emilio de Jesús Ramírez, pero de que afecta sí, si nos pega, y mucho. ¿Debe preocuparnos? También.

 


De que impacta negativamente y le mueve el tapete al estado es una realidad inocultable, porque en términos de imagen, capacidad de gestión e interlocución, mancha a un gobierno que suponía que la joya de su corona sería la creación de los 2 mil 800 empleos directos que generaría esta empresa gringa.

 


Y no solo eso, porque también modifica las proyecciones en la creación de nuevas fuentes de trabajo. Esa declaración del Delegado Federal de la STPS, Edgar Durón, de que la fuga de Ford no tiene un efecto significativo en la planeación laboral, parece venir de alguien irresponsable y con visión sumamente corta.

 


Con la llegada de la ensambladora a nuestro estado, hubo quien llegó a afirmar que el sistema educativo estatal en su nivel de formación media profesional estaría preparado para suministrar la mano de obra calificada y profesional para las armadoras que comenzaron a instalarse en San Luis Potosí; la euforia fue tanta que al pobre San Luis de la Patria lo presentaron como el nuevo Detroit de EEUU.

 


Claro que la cancelación de Ford, por supuesto que incide y afecta en los planes de expansión y crecimiento industrial y en consecuencia en el desarrollo económico de la entidad, no verlo así, es cerrar los ojos ante la realidad y un ánimo de justificar un fracaso que ya se dijo, ni el gobernador ni alguien más en México es culpable, sino los gringos, nadie más.

 


Ciertamente, con la llegada de la empresa Ford, muchos capitales voltearon su mirada hacia San Luis Potosí para colocarse como principales proveedores de la planta armadora de automóviles, y con ellos, la generación de más de 3 mil empleos indirectos, sin embargo con la determinación tomada todo se esfumo, incluyendo los planes de crecimiento inmobiliario y el aumento al salario mínimo que literalmente quedó pulverizado con el incremento a las gasolinas.

 


En consecuencia, el retiro de una inversión de más de mil 600 millones de dólares, desde luego que debe preocuparnos, ‘pos como que no’. Observadores externos o locales, y los propios industriales han reconocido que se pierde una importante derrama económica, porque las proveedurías de insumos se paralizan y los desarrollos inmobiliarios proyectados para un sector importante de la capital y del municipio de Villa de Reyes se frenan.

 


En lo personal conocemos al gobernador Juan Manuel Carreras, y para ser honestos, nunca antes había mostrado un verdadero rostro de preocupación ante la determinación de la empresa Ford. Es notorio porque su principal propuesta de campaña y apuesta de gobierno habría sido la creación de más fuentes de empleo que contribuyeran al desarrollo económico de la entidad.

 


Evidentemente que la decisión de la trasnacional le afecta al mandatario porque es innegable su compromiso y esfuerzo por brindar a los potosinos más mejores oportunidades. Le afecta, porque el oportunismo político y el vedetismo de muchos buscan hacer escarnio de una decisión que Juan Manuel no tomo y mucho menos deseó que pudiera darse, aunque advertido estaba.

 


Ante esta realidad ¿Qué nos queda? La lección es grande y el trago amargo es mucho. En la visión de políticos, líderes de opinión, analistas e inversionistas, la ruta a seguir tiene varios caminos, y el primero es no caer en el error de “poner todos los huevos en una sola canasta”, es decir, el gobierno no debe apostar solamente a la voluntad, al ánimo o al capricho de los capitales internacionales.

 


El fortalecimiento de nuestra economía no depende únicamente de la llegada de grandes armadoras de autos, y quizá la clave esté en producir nuestras propias fuentes de trabajo, en apoyar e incentivar a la pequeña y mediana empresa, en destinar más recursos al campo para su modernización, de tal suerte que no tengamos que depender de todo de los malditos gringos.

 

 

Fernando Díaz de León Cardona

De fondo

06-01-2017

 

Sucesión presidencial en marcha

 

 

Muy al margen de su nueva responsabilidad y de la misión diplomática que le espera, la reincorporación del principal, y tal pareciera único interlocutor con Donald Trump, la sucesión presidencial en México ya está en marcha, arrancó esta semana.

 


Luis Videgaray Casso surge cuatro meses después como el Ave Fenix; el presidente lo ha convertido en el flamante Secretario de Relaciones Exteriores y por consecuencia, otra vez se coloca como el más fuerte precandidato del PRI a la presidencia de la República; de que gane la elección es otra cosa y parte de un análisis más profundo.

 


Los que montaban en caballo de hacienda, Miguel Ángel Osorio Chong, de Gobernación; Aurelio Nuño Meyer de Educación y José Antonio Meade Kuribeña de Hacienda, tienen ahora atravesado a quien podría ser el Caballo Negro del poderoso grupo Atlacomulco, es decir, al ex Secretario de Hacienda que regresa triunfal aunque con duras piedras en el camino de la sucesión.

 


Seguramente las cartas del proceso interno del PRI para seleccionar al candidato presidencial, estarán estas cuatro figuras consideradas hoy como “los principales hombres del presidente”; aparte de ellos, no se ve a alguien más que les haga sombra o que pudiera ingresar a la competencia, excepto los colosistas que pudieran resurgir.

 


Será entre estos cuatro fantásticos de donde el PRI habrá de insacular a su abanderado para el 2018, más o menos en 12 meses, poco más o poco menos, pero se apuesta doble contra sencillo de que entre ellos estará el sucesor de Enrique Peña Nieto, en la candidatura, obvio, porque de que repita el tricolor en Los Pinos está en chino.

 


Es evidente que con el reintegro al gabinete de Luis Videgaray, las piezas se vuelven a acomodar en el ajedrez político, y aunque algunos dirán que todavía es muy acelerado o prematuro para hablar de un posible candidato del PRI, la primera jugada para la sucesión presidencial la hizo el miércoles el presidente Enrique Peña Nieto.

 


Dibujados pues en el PRI quienes se jugarán el todo por el todo, en la esquina contraria, continúan aferrados Margarita Zavala de Calderón, el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle y el talentoso y echado para adelante líder del PAN Ricardo Anaya, que hasta ahora no da su brazo a torcer en quedar fuera de la jugada.

 


¿Si México y los mexicanos ya probaron, disfrutaron o padecieron los gobiernos del PRI y el PAN, entonces que opción tienen? ¿Un candidato independiente como Jaime Rodríguez “El Bronco de Nuevo León”, el mismo que durante el gasolinazo guardo silencio y se abrocho bonito a los Regiomontanos con nuevos impuestos?

 


¿Podría ser “El Peje”, Andrés Manuel López Obrador la alternativa que busquen explorar los mexicanos en el 2018?, puede ser, y de su posibilidad de llegar esta vez, dependerá en gran medida de la madurez y de la responsabilidad con la que actué la mal llamada izquierda mexicana.

 


La mesa la tiene puesta, las condiciones y las coyunturas están dadas, pero mucho dependerá del tabasqueño lograrlo. Si Andrés Manuel desea ser presidente de México, tendrá que mostrar todo su talento, su sensibilidad y humildad con los otros partidos que saben, que solo aliados podrán vencer al PRI o al PAN. Si se va solo o por la libre, volverá a fracasar, eso júrenlo.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dubitativo, temeroso y ojeroso reapareció en sociedad el presidente Enrique Peña Nieto este 4 de enero. Por fortuna no fue un discurso largo ni tedioso, fue claro, preciso y puntual al intentar justificar el aumento a las gasolinas, pero para su desgracia no convenció.

 

 

No lo logró porque la inconformidad e irritación social es descomunal y sobrepasa cualquier excusa, coartada o defensa de una decisión que, según sus palabras, fue dolorosa pero necesaria porque de otra manera el costo hubiese sido mayor.

 

 

El presidente nunca dijo que pudo haber pasado en caso de no aumentar el precio de las gasolinas. Si lo hubiese explicado, con peritas y manzanas, a lo mejor los mexicanos habrían comprendido, pero no, no lo hizo, nunca mencionó cuales costos mayores  

 

 

Desde la óptica presidencial, el incremento a los combustibles tuvo dos causas: Una, “Ajustar los precios internacionales de las gasolinas” y la otra “para mantener estable nuestra economía”, no hacerlo, dijo, el efecto negativo para México habría sido mayúsculo, pero sin decir cuál o su tamaño real.

 

 

Corto como siempre en el sustento  de su discurso, y cada vez más titubeante, errático e impreciso en la improvisación cuando está frente a las cámaras, Peña Nieto no inculcó ánimo alguno porque nunca hizo un razonamiento seductor que persuadiera a los mexicanos del porqué del aumento.

 

 

El presidente que despertó en 2012 las esperanzas de millones de mexicanos para estar mejor que con los gobiernos del PAN, reconoció que en la sociedad existe coraje y descontento, pero tampoco fue capaz de pronunciar algo que diera certidumbre al país, solo se concretó a insistir en que el aumento a la gasolina no había sido resultado de la reforma energética o de su política hacendaria, sino de los mercados internacionales.

 

 

Es más, Peña Nieto casi dijo: “Por diosito santititito que yo no fui”, y solo le faltó decir que todo era obra y gracia de esos malditos, de todos esos desgraciados y caprichosos precios internacionales de las gasolinas.

 

 

Su gobierno únicamente anunció la deplorable o lastimosa medida, como si esas extravagantes y rarezas internacionales fuesen las culpables de todo, menos su gobierno y la punta de tecnócratas con los que mandata y que llevaron a este país al precipicio.

 

 

Por lo pronto el ya cumplió, ya salió a cuadro y ya dijo el porqué del incremento a la gasolina, si se entendió o no su mensaje ya no es  asunto ni problema de él, sino de la enciclopédica pendejez de los mexicanos que no entendemos o pasamos.

 

 

El silencio de unos y el ocultamiento en la aprobación a la Ley Federal de Ingresos quedará registrada para la historia. Hablar ahora de un replanteamiento a las medidas económicas impuestas, parece más bien oportunismo político y vedetismo puro de Senadores y Diputados; la puñalada asestada a los mexicanos consumada está y no hay para donde hacerse, ¿o sí? o,

 

 

¿Habrá en el país un solo liderazgo que encabece o encauce la inconformidad que el presidente de la República admite? ¿Existirá alguien con los tamaños y la estatura política suficiente para enfrentarse al aparato de Estado? ¿Qué pasa con el ‘independiente’ Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco de Nuevo León, o con el Peje Lagarto Andrés ManuelLópez Obrador? La verdad y hablando en plata pura ambos son pájaros nalgones, y no, un líder no lo hay.

 

 

Para ser honestos, solo algunas expresiones aisladas y minoritarias han alzado la voz en varias entidades del país para inconformarse por los aumentos a las gasolinas, pero de ahí en fuera nada ha pasado porque el grueso de los mexicanos simplemente perdimos desde hace más de 100 años la capacidad de indignación y, el coraje  con el que hoy  se atraganta y se atormenta la sociedad lamentablemente se tradujo en  resignación, y solo eso.

 

 

Caras largas y pucheros

 

 

Con el retorno de Luis Videgaray al ajedrez político-nacional se vieron rostros compungidos en la SEP de Aurelio Nuño, en la SEGOB de Osorio Chong y el la SHCP de José Antonio Meade. Y es que no es para menos, la reincorporación del ex Secretario de Hacienda y principal asesor de Enrique Peña Nieto, lo sitúa en franca posición de jugar por la candidatura del PRI a la presidencia de la República.

 

 

En el concierto político local, el anuncio de su regreso causó resquemor en más de dos que se dicen muy cuadernos de Meade Kuribeña que ya lo veían como el precandidato más firme y amarrado para la grande. Bien decían los viejos: “Las hacen pandas porque las montan tiernas" y porque además no tienen ni la más pu…ra y remota idea de cómo el sistema político mexicano es capaz de reproducirse cuando de  preservar su existencia  se trata.

 

 


En fin, para San Luis Potosí solo malas noticias. Aumentaron las gasolinas y todo se incrementó. La Ford anunció el retiro de su inversión y nos dejaron solitos chiflando en la loma. Y todo por empecinarse en poner todos los huevos en una sola canasta. Ya nada más nos falta que anuncien el embarazo de Rubí, porque si de distraernos se trata, no dudemos que nos salgan con esa mamada.

De fondo

31-12-2016

 

La puñalada fue donde más duele a los mexicanos

 

 

Si en el 2016 al PRI le fue como al “danzante de pueblo en feria”, es decir de la chingada al perder 7 gubernaturas, muchas diputaciones y un gran número de presidencias municipales en las 12 entidades donde hubo elecciones, en este 2017 y en el 2018 le irá peor.

 

 

Los comicios para este año en varios estados, y las ya muy próximas elecciones presidenciales, nuevamente le auguran al tricolor estrepitosas derrotas, perdidas de espacios donde los únicos culpables serán el presidente de la República y algunos de los gobernadores.

 

 

Y es que no es para menos, el gobierno de la República le pegó al pueblo en lo que más le duele, en los bolsillos.

 

 

Los criminales aumentos a los combustibles, los incrementos a los productos de primera necesidad y otros servicios, provocaron irritación social. Una indignación que muy pronto, en menos tiempo del que se imaginan la ciudadanía le estará cobrando al PRI en las urnas.

 

 

¿Cómo es que podría lograr el PRI sostenerse en la presidencia de la República o en algunos estados, después de la puñalada que le acaban de asestar al pueblo? la verdad no se ve por donde y, si bien los mexicanos pueden perdonar, difícilmente saben olvidar.

 

 

Tiempo atrás, y durante el 2016, mucho se habló de las bondades o virtudes de las reformas estructurales impulsadas por el gobierno federal, reformas que por cierto fueron avaladas y votadas por la mayoría de los partidos políticos. Lo que nunca se dijo fue cual sería el alto costo que pagaríamos los mexicanos.

 

 

Lo vimos cuando concluía el 2016 y cuando comienza el 2017. Los aumentos desproporcionados a las gasolinas impactarán severa y negativamente en la economía popular, pues es evidente que todo se encarecerá, y como siempre, quien vendrá pagando, otra vez, el “error de diciembre” serán los mexicanos, nadie más.

 

 

El PRI podrá perder o conservar la presidencia y el PAN podrá insistir en recuperarla, pero lo cierto es que ambos partidos ya se abrocharon a las mayorías. Esa estupidez.- por ejemplo, de regionalizar el costo de la gasolina, traerá graves consecuencias para la comercialización de los productos del campo.

 

 

En el concierto local todo se sigue viendo en color de rosa y el único que aplaudió las medidas económicas impuestas por el gobierno de Peña Nieto fue, como siempre, el que dice ser “cuaderno” de José Antonio Meade, el Secretario de Finanzas José Luis Ugalde, quien habló de que los incrementos traerán grandes beneficios. Y efectivamente así es, pero para ellos, para su cosecha y roncha.

 

 

A lo mejor las bondades a las que se refiere el funcionario es que con los aumentos a las gasolinas, muy pronto entre la gente se perdió el interés mediático, el análisis y la critica a los impuestos estatales que se reflejan en la Ley de Ingresos y sobre todo a la rienda suelta que tendrán en este 2017 las partidas de egresos.

 

 

Que sienten los potosinos, ¿frustración, coraje, ¿irritación, resignación o valemadrismo?, quien sabe, lo cierto es que en este 2017 que inicia ya nos pasaron a formar a todos. Hasta pronto.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De fondo

23-12-2016

 

¿Por qué el Procu tiene que cargar con pulgas ajenas?

 

 

La extraña desaparición de la joven Cinthia Paola Castro Rodríguez siempre estuvo envuelta de misterio, dudas y asegunes. Qué bueno y que afortunado que haya retornado con su familia tras ser localizada en la ciudad de Puebla; apostemos que muy pronto suceda lo mismo con la niña Zoe Zuleica Torres Gómez.

 

 

La pregunta es: ¿Por qué la Procuraduría General de Justicia en el Estado no ha revelado datos, que según la opinión y óptica de varios funcionarios, en ambos casos existe toda una historia diametralmente distinta a la que se ha manejado en redes sociales y que algunos grupos o vivales han abanderado como causa suya?

 

 

¿Por qué tiene que cargar la Procuraduría con las pulgas del perro ajeno, cuando desde el inicio de las investigaciones, sabía que en la extraña desaparición de Cinthia, había líneas y elementos de información que bien pudieron evitar la especulación y el sensacionalismo mediático?

 

 

¿Qué necesidad tiene la Procuraduría General de Justicia, su titular y el propio gobernador del estado, que casos extraños como esos que la policía ha resuelto se conviertan en una agenda de desprestigio para el estado y el gobierno, al grado que el tema de presuntas desapariciones en San Luis Potosí se hayan convertido en asuntos de escándalo nacional?

 

 

Afortunadamente la policía investigadora, ha hecho su chamba, incluso se ha extralimitado para tratar de dar respuesta a casos que finalmente no son ni desapariciones forzadas, ni secuestros sino partidas voluntarias, como los recientes casos de jovencitas que se fueron de sus hogares con el novio o por situaciones de violencia intrafamiliar en las que vivían.

 

 

Si el Procurador Federico Garza Herrera, se resolviera a revelar, si no todo, pero si algo de los gruesos expedientes que existen sobre las extrañas desapariciones, es muy probable que la presión hacia la institución que representa disminuya, sobre todo porque aportaría elementos que evitarían la especulación y el agandalle de aquellos que solo buscan llevar agua a su molino.

 

 

Por otro lado, es evidente que han existido casos profundamente lamentables de feminicidios en la capital del estado y en algunos municipios. Por fortuna, varios de ellos se han esclarecido pero tampoco por ello se debe bajar la guardia o confiarse de que aquí no pasa nada o de que son hechos aislados. Los indicadores de criminalidad ahí están y precisan una atención especial, oportuna y permanente.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De fondo

16-12-2016

 

¿Fue prudente una ruptura anticipada?

 

 

Las controversias generadas en el Congreso del Estado por la aprobación y negativa a la propuesta de las Leyes de Ingresos estatal y municipales, marcaron el inicio de una larga confrontación política y de la ruptura anticipada para el proceso electoral 2018. Las posturas intransigentes e irreductibles del PRI y el PAN son claras, a eso conducen y será impredecible saber la dimensión y efectos de una ruptura en donde el gran perdedor será San Luis Potosí, nadie más.

 


La causa está instalada y el efecto vendrá pronto porque el empecinamiento de priistas y panistas en bloquear las iniciativas del Alcalde Ricardo Gallardo Juárez, no parecen ser posiciones congruentes y orientadas a proteger la economía de la población, sino a obstaculizar todo aquello que favorezca un ingreso municipal que permita hacer frente a las necesidades de una ciudad con grandes carencias que dibujan escenarios de pobreza y opulencia.

 


El criterio de algunos diputados para rechazar el aumento del 10 % al impuesto predial en algunos segmentos poblacionales privilegiados, nunca estuvo inteligentemente sustentado. Lo más que soportaron los legisladores es que no debería de haber potosinos de primera o de segunda, de que habría ajustes equilibrados y en proporción al índice inflacionario.

 


Este argumento último fue tan inconsistente y endeble que termino por desenmascarar las desproporciones del aumento al presupuesto de egresos, del gasto corriente y de operación del gobierno del estado, del Poder Judicial, para los organismos descentralizados y para el legislativo mismo. Si acaso uno o dos diputados hicieron cuestionamientos, pero al final votaron vendiendo caro su amor.

 


El frágil argumento de que todo aumento debería ser en relación directa al índice de la inflación, quedó derrumbado días antes de la aprobación o desaprobación de varios de los rubros planteados en las Leyes Municipales de Ingresos.

 


Cuando nos anunciaron los inminentes incrementos a la gasolina, a los materiales de construcción, a las casas y terrenos, al gas, a las colegiaturas, al transporte urbano, a los alimentos y los artículos de primera necesidad,- y que para nada son proporcionales al índice inflacionario, los diputados locales aun así se opusieron a incrementos justos y razonables.

 


¿Quién gana o quién pierde? Ni el PAN ni el PRI ganan. Tampoco Gallardo pierde. Los partidos opositores al gobierno de la capital, tratarán de instalar la idea y querrán hacer sentir que ganaron la batalla, pero esa enfermiza obsesión de reducir a los Gallardos continuará revirtiéndose, ya ocurrió en las pasadas elecciones cuando intentaron criminalizarlos y lo único que lograron fue victimizarlos.

 


Al final del día con la negativa de cobrar más a los que más tienen, y con el gancho de favorecer a los que poco tienen, en nada variará la percepción que hoy por hoy existe entre la población de a pie.

 


Si al gobierno de la ciudad le exigen más y mejores servicios públicos, simplemente no habrá con que responder, no lo habrá porque en aras de vencer al adversario político los contrarios se empecinaron, y, el presidente municipal, con absoluta tranquilidad podrá decir: “Pregúntele a su diputado”.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De Fondo

09-12-2016


Que luzca Gallardo, ¡Ni Dios lo mande!

 


A los diputados del PRI y del PAN, y obvio, a sus respectivas dirigencias, les angustia, les aterra y les incomoda el hecho de que prospere la propuesta del municipio de la capital de incrementar en lo general un 4.6 % al valor catastral y de un 10 % para las zonas doradas, de mayor plusvalía o mejor acomodadas en la ciudad.

 


Les aterra porque con el ingreso que podría tener el Ayuntamiento capitalino, ese dinero se utilizaría en más obras de infraestructura, a más pavimentaciones y mejores vialidades, más policías y mejor equipamiento, a un mejor alumbrado público, a la ampliación de programas sociales, más plantas purificadoras y más tortillerías,- y eso, que ¡Ni lo mande Dios!, no vaya a ser que Gallardo se luzca.

 


La contrapropuesta de priistas y panistas convertidos o disfrazados ahora en luceros de las clases oprimidas o en estrellas de Belén del proletariado potosino, es que sea de un 3.26 % y porque a su mal tanteo es lo que representa el índice inflacionario. Y no es que les preocupe la economía popular, porque si eso fuera, ya hubiesen renunciado a las prebendas y canonjías de que gozan.

 


Negociado o no, en la discusión que se dará hasta el último minuto en Comisiones y posteriormente en el pleno del Congreso tendrán que guardarse los necesarios equilibrios pues la fecha fatal es este 15 de diciembre, día límite en el que deberá ser aprobada la Ley de Ingresos Municipal correspondiente al año 2017.

 


Y no solo la Ley de Ingresos del Ayuntamiento, sino también la del Gobierno del Estado que requiere, sin excepción, de la aprobación de todos los diputados para vida de legitimar la propuesta carrerista de ingresos, que de blandita...blandita no tiene nada.

 


Cualquier especialista en finanzas públicas o en temas municipalistas, sabe que la única posibilidad de que un Ayuntamiento obtenga recursos propios e importantes para hacer frente a la creciente mejora y legítima demanda de los servicios públicos, es por la vía del impuesto predial, porque sencillamente es la principal fuente de sus ingresos.

 


El que algunos diputados abanderen causas que presumen una defensa a la economía popular es solo demagogia y el gran temor político a que la figura del Alcalde crezca más y se consolide. Cosa que por cierto está logrando con pocos recursos, con mucha gestión y con mucho trabajo, algo de lo que tampoco podrán presumir nuestros representantes populares.

 


Al final del día, la pelota está en la cancha del Congreso local, ellos, los diputados saben perfectamente que si aprueban la Ley de Ingresos 2017, el Ayuntamiento podrá tener una mayor capacidad de respuesta a las demandas de la población...si la aprueban, que bueno, y si no, luego no busquen echar culpas ajenas a su ambición o frustración política, así de fácil.

 


Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De fondo

29-11-2016

 

Leyes de Ingresos y Egresos, la misma polémica

 

 

Cada año, la propuesta de modificaciones a las Leyes de Ingresos y Egresos del gobierno estatal y de los municipios se vuelve un tema polémico por los alcances y dimensiones que implican los ajustes o aumentos desproporcionados en rubros que impactan en las arcas oficiales pero que afectan a los bolsillos de los ciudadanos.

 


Es también un hecho real que la discusión entre lo que se debe ingresar o gastar en el sector gubernamental se politice, se distorsione y se convierta en un tema que, a pesar de ser de enorme trascendencia, no es algo que resista un debate más allá del campo mediático porque siempre suele resolverse en comunión y bajo la mesa.

 


A las Leyes del Ingresos y Egresos del gobierno del estado, muy pocos son los que profundizan o realizan un análisis sobre las bondades o desventajas de la propuesta recaudatoria o del dinero de salida. Los sectores importantes no lo hacen porque suponen que lo que se propone está bien hecho, aunque con el tiempo los incrementos a impuestos resulten una carga.

 


Ciertamente los gobiernos de los estados y los municipios requieren de mayores ingresos para poder cumplir para lo que fueron electos, desafortunadamente la mayor parte del recurso que ingresa, generalmente se destina a gasto corriente y, muy poco, solo un mínimo porcentaje es el que se le regresa a la población en obras, acciones, programas y servicios.

 


En torno al tema, generalmente el debate se centra en si el ingreso que tendrá el gobierno estatal para un determinado ejercicio fiscal es el adecuado y suficiente, pero sobre todo se especula si ese presupuesto es el más justo o equitativo para la atención de rubros prioritarios como la salud, la educación, el combate a la pobreza o la inseguridad pero nunca para mejorar el quehacer gubernamental.

 


Finalmente, y salvo algunos ajustes mínimos, las Leyes de Ingresos del estado y los municipios se tendrán que aprobar. Sobre todo la propuesta estatal, porque esa es la consigna y porque no existe en este momento un interés político partidista claro que actúe en contrario dado que el tiempo para el relevo gubernamental está todavía muy distante, solo faltan 5 años.

 


No es el caso de los municipios. Hacia ellos están centradas las baterías para tratar de meter reversa o echar para atrás algunas de las propuestas. Los grupos de interés y de presión, insisten en reventar algunos ajustes en la capital del estado como podría ser el aumento del 10 por ciento al predial en zonas segmentadas y de mayor plusvalía en la ciudad.

 


Y no porque el incremento propuesto sea una desproporción, sino simplemente porque existe un afán político en debilitar al gobierno de la ciudad. Sobre esto, ya hasta los Notarios en voz de su presidente, Antonio Ávila Chalita, alzaron la voz para decir que no fueron tomados en cuenta y han dicho que no avalan el alza a los valores catastrales propuesto por el Ayuntamiento capitalino.

 


En realidad nadie sabía que había que pedirles permiso a los señores Fedatarios, pues finalmente la determinación del Cabildo y muy probablemente del Congreso del Estado es una facultad legal exclusiva de ellos y no de un grupo de privilegiados que sexenio tras sexenio y de generación en generación se han apoderado sin explicación y vergüenza alguna de la fé pública.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

De lo caído....caído 400 milloncillos ya es pizca

 

 

Flaco favor le hacen al gobernador Juan Manuel Carreras, funcionarios como el director de la Comisión Estatal del Agua CEA, Jesús Medina Salazar al pretender subirlo en el pedestal de los grandes logros con el presunto rescate de los llevados y traídos 400 millones de pesos que bondadosa y caritativamente habría de aportar el Fondo Nacional de Infraestructura FONADIN para Modelo de Mejora Integral de la Gestión MIG que recién abortó.

 


En su momento, el propio gobernador del estado, los diputados al Congreso del Estado, los directivos del INTERAPAS y el propio titular de la CEA, admitieron que el MIG resultaba financieramente inviable por el alto costo que habría representado para los municipios de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez, y porque las corridas financieras que en su tiempo se hicieron así lo demostraron.

 


Pero como el director de la CEA se quedó con la espinita clavada y se la quiso sacar a tirones, ha insistido en que el fracaso del MIG obedeció al rechazo de la Junta de Gobierno del Organismo Operador del Agua Potable, y, porque según él, los Alcaldes de la zona metropolitana no mostraron disposición o voluntad en concretar un proyecto que de origen fue concebido para no nacer.

 


Ahora salió con el peine de que Juan Manuel Carreras habría rescatado esos 400 millones de pesos que “fueron rechazados” por el INTERAPAS y, “para que los presidentes municipales se mordieran uno y la mitad del otro”, esos recursos se invertirán el año que entra en plantas tratadoras y en obras de infraestructura hidráulica.

 


Así, de “lo cádo..cáido, esos 400 milloncillos por lo menos ya son pizca para que la casa no pierda, pues el esquema que propone el titular de la CEA, es que el financiamiento para plantas tratadoras e infraestructura hidráulica sea bajo la modalidad de la Asociación Público Privada APP, figura que nadie podrá negar ha caído en el abuso y ha propiciado el otorgamiento de contratos a empresas privadas que se han sumergido junto con el sector público en un mar de corrupción y compadrazgos, según la percepción del especialistas en el tema.

 


En la opinión de varios analistas, en el ideario de los inversionistas, el concepto de Asociación Público Privada APP ha tomado un gran auge en la última década, tiempo en el que aparentemente el sector público y el privado han buscado desarrollar proyectos que tengan un fin social o productivo y de paso una mejor eficiencia administrativa en el gobierno.

 


Hasta antes de la crisis del 2008 las APP se convirtieron en un método atractivo de financiamiento para proyectos públicos pero a final de cuentas estos son pagados por los mortales contribuyentes vía impuestos o el alza desmedida en los servicios públicos.

 


Es bajo este esquema de financiamiento que los gobiernos federal y de los estados han podido construir supercarreteras o autopistas sin la necesidad de invertir importantes sumas de dinero, pues al final del día cobran una cuota desproporcionada con cargo a los usuarios en tránsito, suma que luego les es reembolsada a los inversionistas.

 


El modelo de Asociación Publico Privada no es en esencia una idea mala, el problema es que a varias décadas de su exploración aún no están debidamente reguladas, ya que generalmente los únicos beneficiados son los inversionistas privados y los funcionarios que se despachan con la cuchara grande con la asignación truculenta de obras, menos los ciudadanos que con el producto de su trabajo son los que finalmente pagan.

 


Por otra parte, debe reconocerse que ante las crecientes limitaciones presupuestarias, los gobiernos locales están obligados a buscar nuevas fórmulas que les permitan hacer frente a sus necesidades de desarrollo. En este sentido las APP, pueden ser un instrumento importante para comprometer a los inversionistas privados en proyectos de infraestructura pública.

 


Lamentablemente algunos gobiernos que actúan bajo compromisos, o en medio de la presión política o mediática, optan por esta alternativa sin antes establecer un marco legal solido e institucional, toda vez que los procesos de licitación o adjudicación sigue inmersa en ese mar de corrupción y por consiguiente resulta complejo monitorear el desempeño del sector privado, además del consiguiente riesgo de retrasos en las obras y de los precios inflados.

 


Tal vez el titular de la CEA esté actuando con un buen ánimo tras haberse cancelado el MIG, pero Jesús Medina no debe olvidar que la elaboración de los proyectos planteados y los proceso de licitación se llevan un buen tiempo, digamos entre uno y dos años, tiempo inviable por el cruzamiento del ciclo electoral que enturbia o prostituye toda iniciativa, por muy buena que parezca.

350x350 banner finanzas 04
350x350 av. carranza
350X350 911 generico 05
CloseUp RedSL
CloseUp RedSl
banner interapas
 
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Close Up al Minuto

: