Sabado, 21 de Enero 2017 12:08:41 am

Conspiración de Estado o sin permiso del Güero

 

 

Al gobernador Juan Manuel Carreras le preocupa seguramente la situación crítica por la que atraviesa el país y el estado que gobierna. La pregunta es: ¿También a los funcionarios de su gabinete les turba o les desvela la situación difícil en la que se encuentra San Luis Potosí?, pareciera que a varios no.

 

 

Hoy el gobernador Carreras muestra sus inquietudes y hace el esfuerzo porque la entidad no se convulsione al proponer un plan de austeridad. Lo va a lograr, porque está visto que blandito para soltar el dinero no lo es, y, quizá con un buen trabajo de organización que para eso se pinta solo logre aportar su cuota de compromiso con el gobierno federal.

 

 

El problema para Juan Manuel es otro, y en este preciso momento, es la ausencia de compromiso en algunos de sus colaboradores y la falta de credibilidad en las instituciones que tiene bajo su responsabilidad como Ejecutivo del estado. El gobernador, está visto, no quiere o no desea escuchar voces que le sugieren cambios obligados en su gabinete y tampoco está dispuesto a reorientar o a rectificar los errores en que ha se incurrido.

 

 

Al Güero se le conoce muy bien, y no es de los políticos que confronten o pongan el pecho para enfrentar al adversario. Es cuidadoso, pulcro e inteligente en su forma de hacer política. Muchas veces sugiere lo que debe hacerse, pero algunos temas los plantea con cautela y sin que se suponga o se sospeche que son decisiones tomadas por él.

 

 

Desde que asumió el gobierno, Carreras mostro una amplia disposición y voluntad política de transitar de la mano con los gobiernos de la zona metropolitana, pero con el paso de los meses los criterios de cooperación y entendimiento variaron, y no porque él lo haya decidido así, sino porque desafortunadamente funcionarios de segundo o tercer nivel son quienes se han encargado de confrontarlo y llevarlo a una lucha en la que el más raspado ha sido justamente el propio gobernador.

 

 

Y digo lo anterior porque lo que sucedió el lunes pasado con la manifestación en contra del Ayuntamiento, puso en entredicho esa voluntad conciliadora que había mostrado el gobernador al haber permitido o inducido se orquestara una conspiración de Estado para golpear a quien ven como principal adversario para el 2018, a Ricardo Gallardo, que en corto ha lamentado la falta de coordinación y poco entendimiento entre ambos niveles de gobierno.

 

 

En nuestra modesta opinión, y antes de que las cosas tomen un rumbo peligroso o se desborden, es conveniente definir canales de interlocución válida y políticamente serias que permitan un acercamiento y entendimiento real de cooperación. No se necesitan esos funcionarios que presumen un don de ubicuidad o de esos que se la viven haciendo el papel de “ve corre y diles” y con el chisme por delante, porque en nada contribuye.

 

 

Tanto Juan Manuel como Ricardo los conocen, los tienen cerca y es cuestión de que se pongan de acuerdo, por el bien de San Luis. Hasta pronto.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Valora este artículo
(5 votos)
350x350 banner finanzas 04
350x350 av. carranza
350X350 911 generico 05
CloseUp RedSL
CloseUp RedSl
banner interapas
 
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Close Up al Minuto

: