Verónica Castro habla del gran amor de su vida y su regreso a la TV

15

Verónica Castro miraba con miedo hacia una cama destendida, rodeada por ropa de hombre en el suelo. Tras casi cinco décadas de trayectoria, luego de filmar muchísimas escenas románticas, jamás se había sentido tan nerviosa en un set. Temblaba, al lado de un cineasta que, con la mano extendida, le exigía la ropa que traía puesta.

Estaba en esta situación porque quería hacer algo distinto como actriz, reinventarse; pero eso que había deseado por tanto tiempo ahora la aterrorizaba: “Nooo, te lo suplico. ¿Ya lo pensaste? Yo no me quiero encuerar”, recuerda Verónica que le dijo al director Manolo Caro. “Ten cuidado conmigo, por favor, ¡porque soy una neurótica para este tipo de cosas! Al final, le di mi ropa, él la tiró por ahí y me puse una bata… Para qué te lo cuento, ya verás”.

Cuando revive el momento previo a filmar la más “candente y sufrida escena” de La casa de las flores, bromea sobre ese instante que la hizo pasar el director y guionista de esta serie de Netflix que estrena el 10 de agosto. “No es que me haga la santa. Obviamente me porté muy mal en algún momento de mi vida, pero ya no”, exclama, divertida.

Sus musas

Si Verónica decidió volver a actuar, luego de esa pausa de ocho años que fue necesaria porque estaba harta de recibir las mismas ofertas, el culpable es Caro.

Él me mintió porque me dijo: ‘No te preocupes, es un personaje diferente pero en tu línea’”, revela y suelta una carcajada. Esa aseveración, confiesa la Reina de las Telenovelas, no pudo estar más alejada de la realidad. “Le decía a Manolo: ‘Pero si yo siempre he dado buenos ejemplos de las mujeres en la televisión y aquí soy macabra, ridícula, perversa, drogadicta… soy todo. ¿Cómo me haces esto a mí?’ Y me respondió: ‘Pues querías algo diferente, ¿no? Ahí tienes tu diferente’”.

Esta serie es una comedia de humor negro que explora la intimidad de una familia nada convencional, dueña de una elegante florería. “Justo en el aniversario de Ernesto de la Mora [interpretado por Arturo Ríos], su esposa e hijos descubren que él tiene una casa chica y a partir de este hecho tienen que reinventar a su familia”, explica Manolo.

No te la pierdas

Verónica da vida a Virginia, la matriarca que debe guardar los secretos familiares y meter en cintura a sus tres hijos —interpretados por Cecilia Suárez, Aislinn Derbez y Darío Yazbek—, algo en lo que tiene experiencia en la vida real.

En la escala del 1 al 10, mi familia tiene 10 secretos. Y mira que la gente sabe mucho de mi vida porque ustedes los periodistas se me metieron hasta la cocina, pero sí tenemos nuestros secretitos aún. Y obviamente como mamá me tengo que guardar los de mis hijos también”.

Su personaje

Por el “fuerte contenido” de la serie, Verónica confiesa que el único tema de la historia con el que conecta personalmente es el de la maternidad. “Por más estupideces que cometan los hijos en la vida hay que apoyarlos, como yo lo hago: ‘Ay, no pasa nada, que se siga casando, da igual’”, dice divertida, en alusión al reciente matrimonio su hijo Cristian que sólo duró una mes.

Ahora Verónica cuenta los días para el estreno la temporada completa de La casa de las flores y así conocer las opiniones del público que tanto le importa. “Los actores siempre estamos pidiéndole a la vida un personaje distinto y en la serie tengo que demostrar que soy una loca perdida. Y pues sí lo soy, ni modo, ya me descubrieron