Tianguis: Dolor de cabeza para muchos y esperanza para otros

26

No a todas las personas les gusta “ir al tianguis” (dicen). La verdad es que la mayoría ama deambular de puesto en puesto y el resto niega que se paseé por ahí cada domingo.

Todos hemos visitado estos mercados sobre ruedas y cada que lo hacemos nos encontramos con lo mismo: cosas que sólo nos pueden pasar entre puestos de ropa, calzones, verduras, pescados y tacos de cecina.

Las enumeramos en el siguiente listado. ¿Cuántas te han ocurrido?

  1. Terminas comprando “paca”

No lo niegues, alguna vez has comprado (o al menos le has “echado el ojo”) a la ropa que venden en esas montañas de $10 o $15 pesos.

  1. Te echas a correr por culpa de la lluvia

No hay nada más estresante que encontrarte pidiendo tu kilo de chicharrón prensado cuando ¡pum! de repente comienza un inesperado tormentón. Todos los marchantes terminan corriendo a la tiendita de la esquina para protegerse “del agua” y sin haber comprado nada.

  1. Tienen “de todo”

Venden perros, loros, pollitos de colores, veneno de ratas, comida, estéticas sobre ruedas, ropa… ¿Qué no hay en un tianguis? (Por cierto, lo de los pollitos no es legal).

  1. Encuentras lo que perdiste

Para eso está el puesto de las llamadas “chacharitas”, ahí encontrarás lámparas, televisiones, ropa, juguetes, pilas, cargadores y demás accesorios que alguna vez perdiste.

  1. Los “estrenos” previo al estreno  

No sabemos cómo le hacen pero ahí encontrarás el título que todo mundo espera ver el siguiente fin de semana (con excelente calidad y seguro hasta lo encuentras en Blu-Ray).

  1. Asaltos (y ni siquiera te das cuenta)

En los tianguis no están libres de asaltos. Lo peor es que te “bolsean” sin darte cuenta de que ya no traes la bolsa del mandado o el monedero.

  1. El puesto de celulares

¡El lugar ideal para encontrar uno barato (ojalá no lo compres ahí)! No sabemos si son robados o no pero más vale prevenir y no terminar con un teléfono de mala calidad.

Aunque hay mucha variedad, “chance y” hasta encuentras el que te robaron hace un mes.

  1. La pelea de señoras

Si un día te toca ver esto, no sabrás si reír o salir corriendo de la impresión de no saber cómo comenzó la pelea. Casi siempre es porque una le ganó a la otra el lugar…, en la fila de la carne o en la de las verduras.

  1. El niño que se pierde

Cuando hay mucha gente es común que los niños se pierdan…, y nos encontremos a mamás histéricas en cada pasillo.

  1. Adiós, cruda; hola, pancita

Si un día tienes una cruda infernal, en los tianguis encontrarás la solución para curártela con un caldo, un consomé, pancita o unos tacos.

  1. ¡Micheladas!

No hay micheladas más ricas que las que venden en el tianguis (y más si vienen en jarritos).

  1. Los que van de paseo

En serio, hay personas que van a distraerse al tianguis, lo toman como terapia. Se dan “un relax”.

  1. Los que van a “pensar cosas”

¿Recuerdas aquel video viral en el que una chica quería ir al tianguis a “pensar cosas”? Sí se puede ir a pensar… ¡Vamos todos!.