‘Sicario: Día del soldado’, reflejo de la relaidad

18

CIUDAD DE MÉXICO.

Benicio del Toro ha sido testigo de que la violencia empleada para combatir el narcotráfico no ha resultado eficaz para detener o ami­norar la pelea existente entre los cárteles, así como en­tre estos y los gobiernos, tal como lo ejemplifica el filme Sicario: Día del soldado, que tanto él como Josh Brolin protagonizan y que presen­taron el lunes en la Ciudad de México.

“La película propone de nuevo el tema y creo que si algún mensaje tie­ne es que la idea de los protago­nistas por gene­rar más violencia y hacer una guerra contra el narcotrá­fico no ha logrado nada. Llevamos muchos años con esta gue­rra a las drogas y al narcotrá­fico y no ha cambiado nada, si acaso está más violenta, y no sólo en México, sino tam­bién en Estados Unidos. La violencia no es la opción y ese podría ser el mensaje de Sicario”, expresó el actor en entrevista.

En el filme, Benicio per­sonifica a un asesor político que suele hacer el “trabajo sucio” en ciertas operacio­nes de élite y que responde a las órdenes de Matt (Bro­lin), un oficial de la fuerza especial de élite que le llama para que le ayude a secues­trar a la hija de un influyen­te narcotraficante mexicano, para hacerle creer que lo hizo un narcotraficante rival.

Brolin (Avengers: Infinity War y Deadpool 2) comentó que esta película pone sobre la mesa distintas temáticas actuales, como el muro que el presidente Donald Trump quiere construir entre Méxi­co y Estados Unidos.

“Es un tema muy actual y este filme lo saca a flote. Yo no veo gran diferencia en­tre la construcción del muro, pues en Estados Unidos hay 56 millones de mexicoamerica­nos y el muro no hace la diferen­cia. De hecho, no veo ninguna di­ferencia entre lo que él (Trump) ve más allá del muro, pero ese es mi punto de vista. Yo he pasado mu­cho tiempo en México y toda la gente ha sido muy amable y cortés conmigo. La con­versación está ahí y muchas veces se diluye debido a la inmediatez de las redes so­ciales, pero una cinta como ésta trae el tema de vuel­ta y creo que es importante mantenerlo vigente”, apuntó el actor de 50 años.

En 2017, el equipo de producción, liderado por el director italiano Stefano So­llima (Suburra, Gomorra), filmó en la Ciudad de Mé­xico algunas de las escenas más importantes de Sica­rio: Día del soldado. Se usa­ron algunas calles del Centro Histórico para rodar algunas secuencias de acción, en las que participaron Brolin, Del Toro y la actriz de ori­gen peruano Isabela Moner, quien participó en Trans­formers: El último caballero y quien pronto interpretará a Dora, junto al mexicano Eugenio Derbez, en la pelí­cula de acción viva Dora la exploradora.

“A mí me encanta la Ciu­dad de México. La Ciudad de México es uno de los secretos del mundo (sic), es una de las ciudades más in­teresantes, más lindas e im­presionantes. El DF (sic) me encanta y aquí en México ustedes tienen muy bue­nos cineastas, de primera clase, que ayudan a hacer buen cine”, externó Del Toro, quien usó un traje oscuro que contrastaba con el color verde de sus ojos.

Brolin comentó que, al ser californiano, México siempre ha sido uno de sus destinos favoritos y ha rea­lizado distintos viajes por el país. Definió nuestro territo­rio como maravilloso, aun­que en una ocasión no le fue nada bien.

“Estaba en un tren rumbo a Los Mochis y me enfermé muy fuerte del estómago… Dios, es un recuerdo masivo, es una de mis muchas anéc­dotas mexicanas”, remató entre risas Brolin, quien se negó a revelar detalles de sus próximos filmes como X-Force o la secuela de Aven­gers: Infinity War.

En Sicario: Día del solda­do también actuán los mexi­canos Manuel García-Rulfo y Bruno Bichir.

“En esta película hay muy buenos actores hispa­nos que hacen muy buen trabajo, y siento que ahora hay más oportunidades (en Hollywood) que cuando yo empecé, sin embargo, toda­vía se puede mejorar”, sen­tenció Del Toro.