Sí al sentimiento, no a politizar

13

Es un año importante para la sociedad mexicana. Se apro­ximan los 50 años del Movi­miento Estudiantil de 1968 y las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esqui­na. Como siempre, la cultura es clave al ofrecer a la socie­dad espacios para manifestar ideas y promover los cambios que ayuden a mejorar.

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino no se quedará atrás. La edición 19 llegará este fin de sema­na con grandes embajadores del extranjero como Morris­sey, Noel Gallagher, Gorillaz y Queens of the Stone Age, pero, dentro del terreno nacional hay nombres como Molotov, Panteón Rococó, La Lupita, Cuca, Los de Abajo, Rit­mo Peligroso, Tito Fuen­tes y Sergio Arau, todos ellos parte de la histo­ria de un rock nacional que, de manera auto­mática, clama por la estabilidad de todos los compatriotas.

Antes, Jordi Puig, direc­tor y fundador del encuen­tro masivo, dejó en claro que el festival jamás fue creado para ser un instrumento políti­co, pero son bienvenidos toda clase de protesta y/o comen­tarios que promuevan valores positivos para la juventud del país.

“No es que el Vive Latino sea político, pero tampoco le gusta ser la voz en esas cosas, para eso están los artistas: que opinen lo que quieran y que le digan a sus fans lo que mejor convenga.