Rosca de Reyes tradición que une a las familias mexicanas

18

 

La llegada de los Reyes Magos a cientos de hogares de todo el mundo, marca el fin de las fiestas navideñas.

Independientemente de los regalitos que muchos chiquitines y uno que otro grandulón reciben la mañana del 6 de enero, esta celebración reúne otras tradiciones que con el paso del tiempo han ido variando, consolidándose como importantes, pues es una de tantas que reúne a las familias, compañeros y amigos.

Hablamos de la Rosca de Reyes, ese pan tradicional de dulce, que como su nombre lo indica, tiene forma circular u ovalada con un hueco en medio, decorada generalmente con acitrones de colores y algunas frutas secas y cristalinas como higos y cerezas; y en sus entrañas, esconde la figura plastificada de uno o varios pequeños Niños Dios y aquellos que azarosamente lo encuentran al momento de partir su pedazo, ya sea para su buena o mala suerte, deberán de organizar una fiesta o reunión el 2 de febrero, día en que se celebra La Candelaria, en donde generalmente se ofrecen tamales y atole.

Los orígenes de la rosca… Duelo de Reyes

Muchas versiones hay sobre el origen de la Rosca de Reyes, y aunque no hay un pleito como tal por saber qué país es el iniciador en esta tradición, se sabe que todo comienza en la Europa medieval, siendo España y Francia las naciones que, por separado, han manifestado ser las iniciadoras de este ritual.

En España, a mediados del siglo XIV, una forma de celebrar con los niños la llegada de los Santos Reyes, era ofrecerles un pan en forma de rosca, al que se le escondía un haba dura y, en otros casos, una moneda. Aquel que lo encontraba se convertía en rey, al que como tal, todos debían de servir y tratar durante un día completo.

En Francia, también en el siglo XIV, era simplemente la tradición de hacer una rosca y compartirla en familia, como especie de agradecimiento a los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar por los regalitos recibidos.

En ambos países, hasta la fecha, continúan realizándose estas costumbres, mismas que han sido adoptadas por otros países europeos que cuentan con un alto porcentaje de católicos y cristianos como Austria, Suiza, Rumania, Polonia, Portugal, Italia y, desde luego, el Vaticano.

América, países de reyes

Con la llegada de los españoles a tierras americanas, la partida de la Rosca de Reyes fue una de tantas costumbres que los conquistadores impusieron en América, únicamente en aquellos países de habla hispana.

Aunque desde inicios del siglo XX, para darle un toque más americano, se quitó la efigie del haba o moneda para poner un muñeco que representa al Niño Dios; al igual que el premio de aquel que lo descubría, en donde se convertía en el encargado de organizar una celebración el día de La Candelaria, para agasajar al resto de los participantes.

Actualmente, sólo en México y Colombia se lleva a cabo esta práctica; se sabe que en otros países latinoamericanos hay ciertas familias que siguen con esta tradición, aunque cada vez ha ido desapareciendo.

Aunque originalmente la rosca es un pan hecho a la manera tradicional de mezclar azúcar, azúcar glas, harina, sal, leche, huevo, levadura y mantequilla, y decorarla con acitrones de colores y fruta fresca y cristalizada; desde hace pocos años a algunos de estos panes se le ponen otros ingredientes como almendras y nata. Generalmente, se suele acompañar de leche con chocolate caliente.

Los Reyes Magos y sus joyas en la rosca

No es casualidad que la Rosca de Reyes, como la solemos ver en los aparadores de las panaderías de todo el país, tenga esa forma y su decoración no es por el simple hecho de que a alguien se le ocurrió; como bien se ha mencionado, la Europa medieval, de donde se origina este culto, estaba regida por la religión católica, de ahí que cada uno de los elementos que la conforman tenga un significado religioso:

• Forma redonda u ovalada: Amor infinito hacia Dios.

• Acitrones de colores y fruta cristalizada: tanto las joyas como los elementos que, según la Biblia, los Reyes Magos ofrecieron al Niño Dios en el Portal de Belén: oro, incienso y mirra.

• Figura del Niño Dios: Se esconde en el interior del pan, simbolizando el momento en que la Virgen María y San José huyeron para esconder al Niño Jesús del rey Herodes, personaje bíblico que mandó matar a todos los recién nacidos ante el temor de que le fuera quitado su trono cuando se enteró que un nuevo rey había llegado al mundo.

No se hagan rosca… La Candelaria

Para el mundo católico, la fiesta de La Candelaria es una de las celebraciones más importantes, pues se conmemora el momento en que la Virgen María y San José presentaron en el Templo de Jerusalén a Jesús.

Razón por la cual, aquellos que al momento de partir su pedazo de Rosca de Reyes descubrieron la figurita del Niño Jesús, deberán de ofrecer alimentos y bebidas al resto de los participantes el día 2 de febrero, fecha en que según las Sagradas Escrituras, se realizó el acontecimiento de La Candelaria.

Aparte de este ritual, también se acostumbra a vestir a los Niños Dios encontrados en las roscas y decorarlos al gusto, para que en el transcurso de ese día se les lleve a bendecir a las iglesias.

Así que, si fuiste uno de los afortunados en sacar al Niño Dios en tu pedazo de pan, “no te hagas rosca” y continúa con esta familiar y divertida tradición.