Recordando El Imperio Azteca

14

El Imperio Azteca, también conocido como Mexica, estuvo conformado por ciertos grupos étnicos de México central, en especial aquellos que hablaban el idioma Nahuatl y dominaron política y militarmente a una vasta región de Mesoamérica en los siglos XIV, XV y XVI. Tenochtitlán, en el Valle de México, fue la capital de la civilización azteca.

En Nahuatl, el idioma de los Mexicas, Aztecatl significa “alguien que viene de Aztlán”. En 1810, Alexander von Humbolt acuñó el término Azteca aplicable a todas las personas asociadas por comercio, costumbre, religión y lenguaje al Estado Mexica. Este término fue adoptado por todos los historiadores del mundo para diferenciar a los mexicanos actuales de los mexicanos antes de la conquista.

Según el Codice Boturini, en el año 1300 los aztecas fueron la última tribu en arribar a Mesoamérica. Eran un pueblo pobre, atrasado y mal recibido por los habitantes de los señoríos ya establecidos en el Valle de México. Los aztecas vagaron durante años, según cuenta la leyenda, en busca de la señal en donde debían fundar su ciudad. Debían hacerlo donde encontraran a un águila devorando una serpiente sobre un nopal. En el año 1325 encontraron esa señal en el Lago de Texcoco y fundaron su ciudad, México-Tenochtitlán.

Alrededor del año 1430, los aztecas ya habían asimilado la cultura de los pueblos del Valle y se convirtieron en un gran poder militar. Llevaron a cabo una extraordinaria hazaña guerrera, en sólo 70 años construyeron el imperio más grande de Mesoamérica y formaron La Triple Alianza.

Los aztecas destacaron en las diferentes ramas de la ciencia. En especial las innovaciones en arquitectura, como lo prueban los

edificios descritos en las crónicas de los españoles y las ruinas que aún podemos apreciar. En el centro de la ciudad estaba el recinto sagrado, formado por templos a cada dios de la cosmología azteca y palacios, entre los que destacaba el Templo Mayor, dedicado a Tláloc, dios de la lluvia y a Huitzilopochtli, dios del Sol.

Su gran avance tecnológico les permitió construir toda la ciudad sobre un lago, con sólo tres calzadas comunicándolo con tierra firme. Construyeron tramos rectangulares y con espacios para permitir el paso de las trajineras y canoas en los canales. Entre los tramos de calzadas se colocaban plataformas de madera que se elevaban para dar paso a las embarcaciones. Al elevarlos, estos puentes también se convertían en una defensa y una barrera protectora.

Las chinampas eran campos que se construían sobre el agua y fueron los mejores terrenos de cultivo, ya que esta tierra perpetuamente húmeda podía producir hasta siete cosechas en un año. Esto les permitió tener su propia producción de alimento, un factor decisivo para el desarrollo de este imperio.

El territorio del Imperio Mexica era un conjunto de dominios de los tres estados que pertenecían a la Triple Alianza: Texcoco, Tlacopan y México-Tenochtitlán. Los mexicas no establecían dominio directo en religión ni lengua sobre los pueblos conquistados, sino que los gobernantes de la Triple Alianza imponían un tributo de acuerdo a la especialización económica y geográfica de los dominados. Aunque los pueblos sometidos no tenían independencia política total, seguían gobernados por grupos locales.