Queen brilla en Madrid con un carismático Adam Lambert

8

MADRID.

We Will Rock You o We Are The Champions nunca sonarán igual sin la voz de Freddie Mercury, aunque Adam Lambert hizo gala de su carisma esta noche para paliar la ausencia en Madrid de la estrella de Queen, agrupación que volvió a pisar los escenarios de la ciudad después de 10 años.

Brian May fue esta vez el líder de la banda, junto a Roger Taylor, en el WiZink Center de Madrid, ciudad a la que los británicos regresan tras una década de ausencia gracias a la gira europea que conmemora los 40 años del álbum News of the World, con temas tan míticos como We Will Rock You que, siempre con el recuerdo del eterno Freddie Mercury, interpretó Adam Lambert.

El icónico cantante, que falleció en 1991 y dejó huérfano al grupo británico, está presente en todo momento, y no solo en las camisetas de los miles de fans que acudieron al antiguo Palacio de los Deportes, que ha visto a rebosar su capacidad (para 17 mil 400 personas).

Un pequeño de 5 años, cuyo nombre es Freddie Mercury, ya hacía cola junto a su familia en torno a las 19:30 horas, varias horas antes de que el grupo que lideraba su tocayo saltase al escenario con la estrella mediática Adam Lambert.

Poco antes, de las 21:00 horas, el público empezaba a impacientarse, vitoreando ante un biombo de pantallas en el que se leía el emblema Queen + Adam Lambert.

Fue pasadas las 21:15 horas cuando el aterrador monigote de la portada de News of The World dio un puñetazo a esa pantalla y empezó a “subirla” para mostrar a un insultantemente joven Adam Lambert compitiendo en jovialidad con el veterano y canoso guitarrista Brian May.

Vestido con un chaleco largo rojo -el micrófono a juego- y sobre unos zapatos con plataformas, Lambert hizo suyos temas como Play the Game y otros clásicos, no solo del disco que cumple cuatro décadas, compartiendo siempre protagonismo con May.

El guitarrista paseó por todo el escenario con una península central en el WiZink Center y, arropado por grandes pantallas con su especial guitarra a cuestas, ha tocado hits míticos como Bicycle y Another One Bites The Dust.

Lambert, maquillado, como es habitual, no escatimó en cambios de vestuario, y para Killer Queen sorprendió apareciendo sobre la cabeza del metálico protagonista de News of the World, con chaqueta clara y pantalones a cuadros rojos y negros.

Damas y caballeros, me gustaría darle las gracias a las dos estrellas que me acompañan esta noche”, se dirigió Lambert al público madrileño, que ha ovacionado a May y Roger Taylor.
Después, en la punta del escenario, el cantante le pidió una “promesa” a los nostálgicos asistentes, antes de darlo todo con Don’t Stop Me Now: “¿Podemos celebrar esta noche a Queen y a Freddie juntos?”.

Y vaya si cumplieron la promesa los músicos y los parroquianos, que se desgañitaban para contrarrestar esta década entera, con I Want It All, tema al que se sumó a la voz May.

El guitarrista, encima de un taburete, protagonizó uno de los momentos más emotivos de la noche, él solo en la punta del escenario. “Buenas noches, España. ¿Todo bien?”, ha preguntado en castellano.

Con una guitarra española -“yo entiendo dónde estoy”, señaló-, May interpretó, con todos los presentes haciéndole los coros, Love Of My Life.

Gracias a la tecnología, Freddie Mercury apareció en pantalla junto a May, para terminar la canción ante los atónitos presentes, que han llenado de luz el estadio con sus flashes al grito de “¡Freddie, Freddie!”.

May cautivó a Madrid con un ‘palo selfie’ en la mano pidiendo dar las luces del WiZink para poder fotografiarse con sus fans y seguir así con la fiesta con Somebody To Love y Crazy Little Thing Called Love.

Taylor también tuvo su momento en mitad del escenario a solas con una particular batalla de baterías con el otro baterista del show, tras lo cual interpretaron todos en armonía Under Pressure y I Want To Break Free, con una bola de discoteca centelleando encima de las tablas.

La velada madrileña continuó con el resto de platos fuertes del repertorio de los británicos: Who Wants To Live Forever, The Show Must Go On, Radio Ga Ga y la icónica Bohemian Rhapsody, que volvió a traer a Mercury a la pantalla del recinto.

Tras una pausa para inquietar al público, Queen volvió al escenario con los bises. We Will Rock You -Lambert con corona incluida- y We Are The Champions cerraron esta noche real en Madrid bañada de confetis y con los protagonistas reverenciándose ante sus seguidores.

Queen continuará mañana en el Palau Sant Jordi de Barcelona esta serie de doce conciertos veraniegos por Europa, para conmemorar el disco que los británicos lanzaron en 1977 y que despachó 6 millones de copias en todo el mundo.