Las novelas de la ex primera dama

30

Después del revuelo que generó la exprimera dama y actriz Angélica Rivera por el anuncio de su divorcio del expresidente Enrique Peña Nieto, lo único seguro que hay es que piensa regresar a la actuación, pues dijo que toda su energía, fuerza y amor están enfocadas en seguir siendo una buena madre, en recuperar su vida y su carrera profesional.

SU TRAYECTORIALa primera producción en la que la actriz mexicana apareció fue en la telenovela juvenil de 1988 Dulce desafío, donde interpretó a “María Inés”, una chica tranquila y enamoradiza. Dicho melodrama contó con los protagónicos de Adela Noriega y Eduardo Yáñez, con los antagónicos de Chantal Andere, Sergio Klainer y Mercedes Olea.

Si bien Angélica Rivera fue conocida por sus apariciones en otros programas, una de las producciones que la catapultó a la fama fue La dueña, que en 1995 protagonizó junto a Francisco Gattorno. En dicha historia la exprimera dama interpretó a “Regina María Villarreal”, mejor conocida como La dueña, pues tenía una gran belleza y una fortuna que le dejaron sus padres antes de morir, aunque tras una decepción amorosa se va a vivir a un rancho y se convierte en una mujer resentida hasta que conoce a “José María”, el dueño de la hacienda vecina.

Junto a Carlos Ponce, Rivera estelarizó en 2001 Sin pecado concebido, serie que contó con los antagónicos de Itatí Cantoral, Sergio Goyri, Luis Roberto Guzmán y Beatriz Aguirre. La novela gira en torno a la relación de Adrián Martorel y Mariana Campos Ortiz, quienes desde la infancia comparten su amor aunque se interpone Raquel Villavicencio, la prometida de Adrián.

Mariana de la noche fue el penúltimo trabajo televisivo que tuvo Rivera antes de contraer nupcias con el exmandatario. Contrario a las telenovelas antes mencionadas, en ésta la actriz tuvo un papel antagónico entre 2003 y 2004 e interpretó a “Marcia Montenegro de Lugo-Navarro”, una mujer fría y cruel que no le importa nada por conseguir su cometido.

La última novela en la que Angélica Rivera trabajó fue Destilando amor, producción de 2007 donde compartió créditos con Eduardo Yáñez. En esta historia interpreta a “Teresa Hernández”, conocida como “Gaviota”, y que es una jimadora que junto a su madre recorre el país trabajando en las cosechas.