Las genialidades de Kanye West que no todos aceptan

20

Kanye West es un personaje polémico que no deja a nadie indiferente y existen dos certezas respecto a este rapero: posee una magnética honestidad brutal (que hace que muchos lo tachen de pedante) y —los grandes de la industria no pueden estar equivocados— es un genio musical.

La irrupción de Kanye en el mundo de la música fue sísmico. No sólo por el hecho de que logró que un rap sobre Jesucristo (“Jesus Walks”) fuera un hit inmediato, sino también porque su álbum debut College Drop Out (2004) fue un éxito en ventas y de crítica. Este disco le valió conquistar el Grammy en la categoría de Mejor Álbum de Rap.

Recibir este premio fue una primera muestra y muy definitiva del tipo de artista y persona que es este rapero oriundo de Chicago. Previo a la ceremonia, dijo en cada una de las entrevistas que él merecía el gramófono dorado porque simplemente el suyo “era el mejor disco de rap del año”. Su discurso, sin falsa modestia, enfadó y encantó en proporciones iguales. Algunos esperaban que no ganara para que quedara como un bocón…. pero triunfó, y el cierre de su discurso fue memorable.

“Todos querían saber qué iba a decir si yo no ganaba…”, dijo Kanye y después levantó el premio y remató: “Supongo que nunca lo sabremos”. Si su vida fuera una película, ésa podría ser la primera escena con la se presenta el tipo de personaje que es. Ese momento lo sintetiza.

Una década después, Kanye se ha ganado a pulso una horda de haters por sus declaraciones sin filtro. Igual opina de política (“George Bush no quiere a los negros”, en televisión en vivo) que de moda o de las celebridades en turno (hay que recordar que está casado con Kim Kardashian).

Tampoco ha ayudado a su popularidad que en la entrega del Grammy, subiera al escenario borracho y quitara el micrófono a Taylor Swift, la ganadora, para decir que quien merecía el premio era Beyoncé y no ella.

Sin embargo, su talento es tal que incluso su controversial personalidad no logra eclipsarlo ante la vista de otros grandes.

Paul McCartney (cantautor): “Es un excéntrico, tengo que concordar en eso, pero es un monstruo, es un chico loco que produce grandes cosas todo el tiempo. Él me inspira”.

Dave Cappelle (comediante): “Yo no lo conocía hasta que fue a mi show, pero te das cuenta que él iba a ser una estrella. Él era como Muhammad Ali en la Villa Olímpica, simplemente sabía que iba a quedarse con la medalla de oro”.

Werner Herzog (cineasta): “Esto es muy bueano, nunca había visto nada así. Si él aplicara para mi escuela de cine con este video, lo aceptaría”, dijo el director alemán sobre el videoclip de “Famous”, que el mismo West dirigió.

Jamie Foxx (actor y rapero): “Rapeó en una fiesta en mi casa y le dije: Yo no sé por qué tu no eres famoso. Dejé de verlo, fui a hacer una mala película y cuando regresé él ya tenía la canción número uno en el país”.

Elon Musk (entrepreneur y fundados de Tesla Motors y SpaceX): “Kanye sería el primero en decir que pertenece a esta lista”, escribió el millonario sudafricano en la edición especial de los 100 más influyentes de la revistas Time. “Este tipo no cree en la falsa modestia, y no debería. Él cree en sí mismo y en su increíble tenacidad: él cantó su primer sencillo con su mandíbula literalmente fracturada [debido a que sufrió un accidente automovilístico que casi le cuesta la vida] y eso lo llevó hasta donde está hoy”.