La serie 40 y 20 llega con más aventuras

18

El actor Jorge “El Burro” Van Rankin asegura que en la cuarta temporada de la comedia de situación 40 y 20, que se estrenó ayer, la audiencia se morirá de risa con los nuevos líos de “Francisco Antonio” (su personaje) y de “Fran” (Mauricio Garza).

La producción de Adicta Films con 13 capítulos se lanzó a través de la televisión de paga en marzo de 2017 y ayer alcanzó su cuarta temporada.

La propuesta inicial con dos personajes base: “Francisco Antonio” (Van Rankin) y “Fran” (Mauricio Garza), se centra en estos individuos, el papá de 40 años que le encanta seducir a jovencitas, y el joven de 20 cuya debilidad son las mujeres mayores.

Los dos habitan en la misma casa, siempre bajo la vigilancia de “Refugio Lorenza Antonia” (Michelle Rodríguez), la trabajadora doméstica, quien funge prácticamente como su conciencia.

Durante las tres temporadas anteriores el productor y también coescritor de la historia, Gustavo Loza, ha mantenido a la audiencia pegada al televisor; inicialmente a través de la plataforma Blim y luego mediante el canal abierto, Las Estrellas.

En entrevista telefónica, Van Rankin dijo contundente que no le sorprende que hayan alcanzado cuatro temporadas continuas.

“Para nada. No me sorprende porque hemos visto los resultados, y bueno, me sorprendería que no fueran más o que la pararan ahí, porque le ha ido muy bien”, subrayó.

Eufórico, afirmó que a las tres temporadas les han dado “dos o tres vueltas” en la programación.

“A mí me da muchísimo gusto que haya atrapado a la gente; los resultados de rating y de ventas han dejado satisfechos a la empresa y a los patrocinadores”, añadió.

Reveló que al principio se mostró con cierto recelo, “yo me aventé a participar y me dije: ‘A ver qué pasa’ y mira, cuánto tiempo hemos estado al aire”.

Al preguntarle si su aparición en 40 y 20 “calló muchas bocas”, debido a que nadie más que Gustavo Loza apostaban a que él fuera el protagonista, respondió:

“A mí me contactaron hace cuatro años y me dijeron: ‘Te quiere ver Gustavo para un ‘casting”. Yo conozco su trabajo, pero no lo conocía personalmente. Y lo fui a ver, y hasta pensé que era broma”.

Comentó que fue entonces a platicar con Gustavo, quien le contó para qué lo buscaba.

“No fue fácil que me aceptaran, pues los ejecutivos se mostraban incrédulos que pensara en mí; sin embargo, Loza se mantuvo firme y les dijo que si yo no hacía el personaje, él no tomaba el proyecto, los resultados nos avalan”.